Crisis de finales de los sesenta

« · Arturo Montes Sánchez (1958-1969) · »

Contrato fallas de 1964.

Contrato fallas de 1964.
(Archivo: AMP)


Se habla aquí de la crisis de finales de los sesenta porque la triste realidad es que, a partir del viaje a Alemania, la Sociedad Ateneo Musical del Puerto inició la pendiente hacia el oscuro agujero de la crisis que no se resolvió con el nombramiento de un nuevo presidente en 1963, en la persona de Vicente Mas Lacomba, ni con Facundo Francisco Abad, en 1964. Facundo había hecho carrera musical en la banda cómica El Empastre de Catarroja sin desligarse del Ateneo. Pertenecía a la plantilla de músicos desde 1946 y fue secretario en la década de los cincuenta. Por su buen carácter y preparación era respetado y apreciado por los músicos.

Bajo la presidencia de Facundo el Ateneo estabilizó un poco su rumbo. Los músicos participaron en Fallas como lo demuestra el contrato firmado el 14 de marzo de 1964 con la comisión de la falla José Benlliure-Amparo Guillem. Hay aspectos interesantes en el contrato que cabe citar. En primer lugar la cuantía del contrato: 9.800 pesetas abonándose 4.000 en el momento de la firma, pero lo más interesante es lo siguiente:

  • Día 17, Diana a las 7 de la mañana, 14 músicos.
  • Día 17, Pasacalle a las 12 del mediodía, 13 músicos.
  • Día 18, Diana a las 7 de la mañana, 14 músicos.
  • Día 18, Pasacalle a las 12 del mediodía, 13 músicos.
  • Día 18, Ofrenda de Flores a las 5 de la tarde, 14 músicos.
  • Día 19, Diana a las 7 de la mañana, 14 músicos.
  • Día 19, Pasacalle a las 12 del mediodía, 12 músicos.

El contrato expresa las obligaciones de la Comisión Fallera y de la banda de música, indicando que la presencia del director y del abanderado se conceptuarán como plazas dobles.

El orfeón Pequeños Cantores de Valencia dirigidos desde su fundación por Jesús Ribera Faig ofreció un concierto en el Ateneo Marítimo dentro de las actuaciones musicales promovidas por esta institución en su primer ciclo de actos culturales llamado "Semana de Exaltación Valenciana". Las Provincias, del día 5 de mayo de 1965 destaca que esta agrupación coral se había formado en el Ateneo Musical del Puerto. Ahora actuaban como grupo independiente del Ateneo. Esto indica claramente la desmembración de las distintas secciones del Ateneo Musical tras el viaje a Alemania. Afectó principalmente al coro, a la rondalla y a los bailes regionales cuyos componentes eran los alumnos de la Escuela de Música.

El Ateneo había prescindido del coro, de la rondalla y del grupo de baile. La banda y lo poco que quedó de la escuela eran su único patrimonio. El local de la travesía de la Barraca empezaba a ser demasiado costoso para ser mantenido con la aportación de los músicos. Los nuevos directivos consiguieron contratos para la banda, programaron audiciones, festejaron a Santa Cecilia, pero se notó la recesión con respecto a ediciones anteriores.

Facundo presidió el Ateneo hasta finales de los 60. Reestructuró dos veces la directiva: en el 66 y 67. Éstas fueron las personas que colaboraron con él: En 1964: Genero Millán Iñigo como vicepresidente; Antonio Pérez Gallardo, secretario; Bernardo Chornet Martínez, vicesecretario; Dionisio Avedillo Sancho, tesorero; Adolfo Bordera Sánchez, contador; José Alcaraz Esbrí, archivero y Salvador Genovés Gascón, Rafael Guaita Jordá, Rafael Castillo Martínez y Antonio Villar Chicote, como vocales. En 1966. Renovó la directiva. vicepresidente, Genero Millán Iñigo; secretario, Antonio Pérez Gallardo; vicesecretario, Bernardo Chornet Martínez; Tesorero, Rafael Guaita Jordá; contador, Adolfo Bordera Sánchez; Vocales Andres Quiles Costa, Vicente Ballester Estrela, Rafael Castillo Martínez y Antonio Villar Chicote. Archivero, José Alcaraz Esbrí. En la asamblea de 1968 celebrada el 27 de febrero se mantuvieron los mismos cargos directivos.