Festival de Otoño de 1959

« · Arturo Montes Sánchez (1958-1969) · »

1960 Banda Ateneo Musical del Puerto

Grupo de músicos de los años 60 en la
cafetería Noel. (Archivo: AMP.)


No podemos dejar el año sin hacer referencia al Festival de Otoño de 1959, promovido por el Hogar Cultural Recreativo Nuestra Señora del Rosario y por CIDECUN. Contó con el apoyo del teniente alcalde Jaime Piles Estellés; el concejal de Fiestas, Salvador Cerveró y la colaboración de las entidades culturales y musicales del distrito.

Los organizadores supieron implicar a empresas y entidades como Las Provincias, La Asociación Naviera Valenciana, el colegio de Agentes de Aduanas, Unión Naval de Levante, Oficina Técnica de Transporte, Cervezas El Águila, Obra Social de Educación y Descanso. Sociedades como Lo Rat Penat, El Micalet, Juvenalia y el Centro Cultural Ruzafa. Entidades como el Arciprestazgo San Pío X, la Voz de Levante, ADEMAR, la Cofradía de Pescadores, la Hermandad del Cristo de El Grao, la Junta Central Fallera, la Falla Ripalda - Sogueros, la falla Avenida del Puerto, la Falla Barraca, el Aero Club de Valencia y el Club Náutico.

Los actos fueron muy variados: nombramiento de "Reina del Mar" certamen de sainetes, justas poético - literarias marineras, homenajes, conciertos, cabalgatas marítimas, obsequios a los niños de los asilos y sanatorios del Marítimo, fiesta de la Zarzuela, rotulación de la calle JJ Dómine y de la Plaza de la Armada Española... La parte musical corrió a cargo de las entidades musicales del distrito: Masa Coral Hermandad de Torrevejenses, banda Ateneo Musical del Puerto, banda de la Unión de Pescadores, Rondalla Escalante en un concierto extraordinario en el teatro La Marina con la participación de la Banda Municipal. En las Las Provincias podemos encontrar referencias entre los meses de abril a septiembre de 1959.

Los actos en homenaje a la Patrona de los Músicos contaba habitualmente con la presencia de autoridades municipales. Este año honró con su presencia el teniente de alcalde señor Piles acompañado de otras personalidades. Para agasajar a los invitados no se escatimaron gastos, tanto en refuerzos de músicos como en el aperitivo. Para el concierto de Santa Cecilia, celebrado el 29 en la sede social, se precisaron cuatro músicos de la banda de Sedaví, cuatro de la banda de Benimaclet y el "caja de Valencia". El hecho de citar a este último con el determinante "el", hace suponer que su presencia sería más que habitual. Se interpretaron obras de Rossini, Granados, Sorozábal, Chapí, Cebrián, Jiménez, Sosa, Pascual García y del propio presidente Juan Miguel Olcina. (Las Provincias, 28-11-1959).

Por este recibo conocemos la fecha de la inauguración de la avenida de Francia.

Por este recibo conocemos la fecha de la inauguración de la avenida de Francia.


El alcalde Adolfo Rincón de Avellano manifestó el deseo de la corporación de instalar un Museo Marítimo en las Atarazanas y construir un Instituto . El Ateneo Musical del Puerto mostró sus satisfacción ante tales declaraciones. (Las Provincias, 20-01-1960).

El señor Olcina estuvo poco tiempo en la presidencia. En la asamblea del 22 de febrero de 1960 cesó como presidente pero volvió a ocupar vocalías. Su trabajo, la familia y la composición de obras le impedían dedicar más tiempo a la Sociedad. En la misma asamblea se sugirió formar parte de la obra Sindical de Educación y Descanso para recibir ayudas públicas.

Con deseos renovadores se presentó para el cargo de presidente Antonio Costa Balanzá. Contó con el apoyo de la anterior junta directiva. La nueva directiva, constituida en abril de 1960, trabajó sin descanso durante los primeros meses del año. Sus reuniones solían terminar a la una y media de la madrugada.

Antonio Costa era una persona muy influyente y con grandes contactos en el mundo político y musical de Valencia. Fruto de ello fue el recibimiento que el Ayuntamiento concedió a los alumnos de la Escuela. Durante su presidencia solía invitar a los músicos en el restaurante La Pepica donde, la noche de San Juan, solía participar la banda de música. Durante sus dos años de presidencia cambió tres veces la junta directiva. La primera la formaban: vicepresidente, José María Núñez Quevedo; secretario, Antonio Pérez Gallardó; vicesecretario, Vicente Puig Giménez; tesorero, José Pellús Aliaga; contador, Vicente Ibáñez Cubells; vocales, Francisco Tarín Méndez, José Pellús Aliaga, José Ridaura Olmos, José Albiñana Domingo y Rafael Carrasco Romeral. Otras personas que formaron parte de sus directivas fueron: Adolfo Bordera Vázquez, Agustín Blasco Boix, Alberto Rodríguez Pascual, Antonio Pérez Gallardo, Bernardo Asins Ferrandis, Bernardo Chornet Martínez, Carlos Belda, Daniel Bolufer Artes, Dionisio Avedillo Sancho, Genaro Millán Iñigo, Joaquín Díez Pérez, José María Núñez Quevedo, Juan Fernando Gómez Martín, Juan M. Olcina Bertomeu, Miguel Ramos Mateu, Salvador García Belmonte, Salvador García Belmonte, Vicente Orero Crespo, Vicente Plaza Esteve.

Antonio Costa, natural de Ibiza, aportó un dato muy importante para la historia de El Grao. Comentó un día que, en su ciudad natal, había una calle y unos azulejos dedicados al Cristo de El Grao. Con prontitud se constató documentalmente el traslado de la imagen y otras reliquias de culto a la isla ibicenca con motivo de la guerra del francés. (Ver Díez Pérez J., La Villanueva de El Grao y su Cristo). En las fiestas de la Cruz de Santa María del Mar actuaron una año más los músicos del Ateneo en la procesión por las calles de la feligresía. A las andas de San Vicente Ferrer, Virgen de los Desamparados, San José, Virgen de la Asunción, Escalera y Cruz, Trono-anda, "Lignum Crucis" bajo palio, les seguían gigantes y cabezudos, personajes bíblicos y apóstoles.

El Ateneo Musical del Puerto tardó en adaptarse a las nuevas directrices emanadas de la junta directiva. Durante los primeros meses de su presidencia no encontraba solución a la inercia reinante. Además, el mero hecho de ofrecer una gala a los socios resultaba gravoso. Consta en acta el importe de un concierto celebrado en el teatro La Marina: 650 pesetas el alquiler del local, 570 pesetas por la contratación de músicos de refuerzo más el importe solicitado por la Sociedad General de Autores.