Monumento a Serrano

« · Arturo Montes Sánchez (1958-1969) ·

Monumento de José Serrano, obra de Octavio Vicent. Wikipedia.

Monumento de José Serrano, obra de Octavio Vicent. Wikipedia.

El año 1965 se esperaba con ilusión. El Ateneo Musical se había comprometido a participar en la inauguración del monumento a Serrano. El 28 de febrero, a las 11 horas, fue inaugurado dicho monumento en la avenida Antic Regne. En el mismo acto se rindió homenaje a Maximiliano Thous, autor de la letra del Himno Regional. Las bandas participantes, entre las que estaban las dos del Marítimo, se emplazaron en cuatro puntos de la ciudad para iniciar el desfile hasta el punto de concentración. Las bandas de música asistentes fueron: Primitiva de Llíria, Artesana de Catarroja, Artística de Buñol, Lira Saguntina, Banda de Moncada, Unión Musical de Llíria, Armónica de Buñol, Círculo Católico de Torrent, Cruz Roja de Valencia, Banda Parroquial de Valencia, Banda de Quart, Unión Musical de Picassent, Santa Cecilia de Sedaví, el Empastre de Catarroja y, por supuesto, la Banda Municipal de Valencia. La iniciativa fue del director de la revista "Pentagrama" Alejandro García Planas, (Las Provincias, 25 y 26 de febrero y 2 de mayo de 1965).

Los festejos de Semana Santa contaron este año con una brillante retreta militar que salió desde la iglesia Nuestra señora del Rosario y en la que participaron las bandas del regimiento Lusitania, Aviación, Cruz Roja y Flechas Navales, acompañando con marchas militares a las nutridas corporaciones armadas de pretorianos y granaderos de la Virgen. Las Provincias, 10-04-1965).

Facundo Francisco Abad no pudo con el ciclo decadente del Ateneo. Intentó frenarlo con una nueva adaptación estatutaria que se aprobó el 14 de febrero de 1966. Las actuaciones fueron a menos.

La Semana Santa de 1966 fue especial por los atuendos de los participantes ya que pudieron lucir los vestidos utilizados en la película La Caída del Imperio Romano. Se dice que fueron más de un centenar los afortunados en desfilar con semejantes pertrechos. Las calles se llenaron de un público curioso y deseoso de ver los modelos utilizados por Sofía Loren o Alec Guinnes.

Poco a poco se pasó a un estado latente, con poca motivación y escasa actividad. El descontento en los músicos fue palpable y, como un goteo, abandonaban la banda. El director continuó siendo Arturo Montes Sánchez, hasta su renuncia en 1968.

En 1968 la actividad fue escasa, resultando nula en 1969 como lo demuestra un único asiento en el libro de cuentas correspondiente a este año.

Durante varios meses la Sociedad sólo existía de nombre guardado celosamente por un reducido grupo de músicos que, tal vez faltos de directrices para poder levantarla, se resistían a dejarla morir. Estos músicos fueron acogidos por la Sociedad Artística Escalante con el único propósito de charlar un día a la semana de lo que había sido la banda o de las mínimas posibilidades de reflotarla.

En un Boletín Informativo publicado en 1975 se dice al respecto: "La Sociedad, en el año 1969 no existía prácticamente. Sólo un reducido grupo de cinco o seis músicos mantenían un contacto afectivo hacia la Sociedad, consiguiendo, al menos que ésta no desapareciera. No existían socios, ni maestros, ni alumnos. Los instrumentos averiados, el archivo de obras muy mermado... y deudas, sólo deudas".