Viaje a Alemania

« · Arturo Montes Sánchez (1958-1969) · »
Desfile de la banda de música por la plaza Cruz del Cañamelar

Desfile de la banda de música por la plaza Cruz del Cañamelar. (Archivo: AMP)

La creación de la parroquia de San Vicente Ferrer supuso una nueva fuente de contratación. Los festejos anuales de 1962 en honor al santo se celebraron el último fin de semana de abril. El viernes por la noche, a las diez, hubo una representación teatral seguida de un concierto por la banda del Ateneo Musical. Las actividades festivas prosiguieron todo el fin de semana con teatro, misa con la famosa Capella Clásica dirigida por Agustín Alamán, procesión y fuegos artificiales. (Las Provincias, 28-04-1962).

En abril de 1962, el presidente propuso un viaje a Alemania. Él había estudiado allí y tenía los contactos suficientes para que se llevara a cabo en las mejores condiciones. Durante todo el año se sucedieron reuniones preparativas. Se realizó un estandarte, se contrató otro profesor de baile. Se pidieron subvenciones al Ayuntamiento que donó 10.000 pesetas; a la Diputación, que aportó 5.000 pesetas; al Ministerio de Información y Turismo con un donativo de 8.000 pesetas y al Instituto de Inmigración, que ofreció 30.000 pesetas. El presidente de la Sociedad aportó 11.646 pesetas para cubrir el déficit resultante.

Las fiestas en honor al Santísimo Cristo de El Grao de 1962 se celebraron con la animación y afluencia de público habitual. El Ateneo Musical participó en el concierto del día 30 de abril en el que también actuó la Coral Infantil del Ateneo. Por supuesto acompañó la procesión del día 3 con el que finalizan los festejos. (Las Provincias, 2 y 5 de mayo de 1962).

El presidente de la Sociedad junto con los presidentes de la Cofradía de Pescadores, Ateneo Marítimo, jefes de FET y de las JONS, secretario provincial de la Obra de Eduación y Descanso, miembros de la prensa y radio, etc., asistió a una reunión en la Tenencia de Alcaldía del Distrito convocada por Antonio Sánchez Pérez para tratar temas de interés para el Marítimo.

El 16 de mayo el periódico Las Provincias, aún titula el Ateneo Musical del Puerto como la Banda Patronato Musical del Puerto. El artículo presenta la nueva directiva presidida por Antonio Costa Balanzá y los objetivos por los que están trabajando: potenciación de la escuela de educandos, renovación de uniformes e instrumentos, aumento del número de socios, etc. Pero ese entusiasmo de los directivos había buscado nuevos cauces de crecimiento, creando un orfeón infantil, que en la fecha señalada, ya había actuado según se desprende de la nota periodística. El firmante del artículo augura un brillante futuro.

Autoridades y directivos desfilando por a calle de la Reina.

Autoridades y directivos desfilando por a calle de la Reina. (Archivo: AMP)


La Escuela de Música cerró el curso académico con el Primer Festival Fin de Curso en el Teatro de la Marina. El patio de butacas y palcos del salón estaban concurridos. Familiares de los pequeños y fieles seguidores de la Rondalla y del Orfeón escucharon atentamente las interpretaciones. La Rondalla de la Escuela dirigida por Arturo Montes interpretó La Carbonerita, Ecos de España y el pasodoble Valencia. El grupo de Bailes Populares dirigidos por José Pena y Pablo Luis Maza ofrecieron estampas folclóricas con aires de Galicia, Valencia, Andalucía y Araón y Cataluña. Seguidament el Orfeón Infantil, bajo la experta batuta de Jesús Ribera, ofreció versiones de canciones populares. La segunda parte del programa fueron dirigidos por el presidente de la Sociedad. El festival terminó con una traca en el exterior del local. (Las Provincias, 31-07-1962).

En octubre de 1962 hubo fiesta grande en la parroquia de El Cañamelar en honor a su patrona, la Virgen del Rosario. A las 6:30 el toque del alba anunciaba a la feligresía que la puerta estaba abierta. A las 8:30 se ofreció la primera misa. A las 12:30 misa solemne con la participación de la Capilla de Cantores del maestro Sansaloni. La procesión de la tarde contó con la presencia del teniente alcalde del Distrito. (Las Provincias, 06-10-1962).

El 15 de octubre de 1962 se llevó a cabo el viaje a Alemania para el coro infantil, rondalla y el grupo de baile. La banda de música no participó. Los componentes, encabezados por el presidente Antonio Costa y el directivo Francisco Márquez, a quienes acompañó el director de la banda de música Arturo Montes, se albergaron en casas particulares y en centros de acogida, como el Centro Español en Lyón (Francia). De regreso a Valencia fueron recibidos por el alcalde de la ciudad, Adolfo Rincón de Arellano. (Las Provincias, 28-10-1962).Fue un viaje polémico, cuyas consecuencias hicieron tambalear los propios cimientos de la Sociedad. Polémico porque los músicos de la banda no pudieron participar y porque se destinaron las 10.000 pesetas de subvención del ayuntamiento para el viaje. Para desespero de los músicos, las condiciones de la subvención municipal exigían la realización de conciertos públicos por la barriada. El descontento afloró provocando la dimisión del presidente.

En noviembre de 1962 las sociedades musicales del Marítimo quisieron rendir homenaje de admiración a Antonio Sánchez Pérez, teniente alcalde de Valencia, por su apoyo en pro de la música. Recientemente había concedido una subvención de diez mil pesetas a cada una de las sociedades musicales a cambio de conciertos públicos en la zona como ya se hizo el año anterior. La Rondalla Escalante, además, lo nombró Presidente de Honor. (Las Provincias, 15 y 21 de noviembre de 1962).

El 27 de octubre el alcalde de Valencia recibió la visita de los "Niños de España", pertenecientes a la agrupación artística Infantil del Ateneo, que fueron a cumplimentar a la autoridad municipal en su regreso de Alemania donde estuvieron de jira dando recitales en diversas ciudades, sobre todo en aquellas donde hay más núcleos de trabajadores españoles. Venían acompañados por el presidente, Antonio Costa Balanzá. Les recibió junto con el alcalde, Antonio Sánchez Pérez, teniente de Alcalde del Distrito Marítimo. Los pequeños ofrecieron unas actuaciones a las autoridades municipales, siendo muy elogiadas. (Las Provincias, 28-10-1962).

En 1963 los Reyes Magos, que habían llegado al puerto a bordo de la embarcación Crist, visitaron por primera vez la iglesia de Los Ángeles para adorar al Niño. La caravana partió de la escalera real, recorrió las calles de JJ Dómine, Reina, Pintor Ferrandis hasta la Plaza de la Iglesia. Después de la adoración siguieron por la calle de la Barraca y travesía de la Iglesia del Rosario hasta la iglesia de El Cañamelar desde donde partieron a la Alameda por la avenida del Puerto, (Las Provincias, 4-01-1963). Indudablemente fue una iniciativa municipal digna de alabar en pro de los pequeños del Marítimo.

Viaje a Alemania

Viaje a Alemania


Por lo que atañe al Ateneo las cosas no iban tan bien. El domingo 17 de febrero se celebró Junta General procediéndose a la renovación reglamentaria de diversos cargos de la junta directiva, que quedó constituida de la siguiente forma: Presidente, Vicente Mas Lacomba; vicepresidentes, Luis Márquez López y José Ridarua Olmos; secretario, Daniel Bolufer Artés, vice-secretario, Rafael López Nicolau; tesorero, Antonio Pérez Gallardo; contador, Julio Micó Gimeno; vocales, Bernardo Asins Ferrandis, Vicente Plaza Esteve, Luis Revert Revert, Vicente Orero Crespo, Rafael Lafuente López, dionisio Avedillo Sancho y Antonio Costa Balanzá. Archivero, Miguel Ramos Mateu, (Las Provincias, 20-02.1963). Con esta reestructuración volvían los músicos a tener el control de la Sociedad.

El 27 de febrero se inauguró el monumento a Sorolla en la plaza de la Armada Española. Todas las calles que concurren en la plaza estaban adornadas con banderas entrelazadas y gallardetes multicolores. (Las Provincias, 27-02-1963).

Jesús Ribera Faig dirigiendo al coro del Ateneo Musical del Puerto.

Jesús Ribera Faig dirigiendo al coro del Ateneo Musical del Puerto. (Archivo: AMP)


De la Semana Santa Marinera de 1963 hacemos referencia al concierto vocal ofrecido por la Coral Polifónica Valentina bajo la dirección de Agustín Alamán patrocinado por la Diputación de Valencia y al concierto del Orfeón Universitario, bajo la dirección de Jesús Ribera Faig ofrecido, según sus palabras, en gratitud al Ateneo Musical del Puerto y al Ateneo Marítimo. (Las Provincias, 5-04-1963).

Una, tal vez la única, posibilidad de obtener beneficios y ayudas estatales era afiliándose al Movimiento del régimen franquista. Muchas sociedades musicales lo eran ya. El 19 de noviembre de 1963 la Sociedad se adhirió con el número 13 de la Sección Quinta a la Delegación Nacional de Asociaciones del Movimiento.

Patrocinado por el excelentísimo ayuntamiento de la ciudad se celebró el primer concierto del año en el Ateneo Marítimo. Para esta velada, Arturo Montes eligió Evocación, El Barbero de Sevilla, Fiesta Rusa, La del manojo de rosas, Acuarelas Campesinas, Alma de Dios, La Boda de Luis Alonso y Lo Cant del Valencià. El concierto terminó cerca de la una de la madrugada. (Las Provincias, 24-01-1964).

En varias ocasiones hemos hecho referencia a la profesionalidad de los músicos. El camino profesional en el mundo de la música es difícil. Hemos apuntado algunos buenos ejemplos en la época del Patronato. Ahora corresponde incluir aquí a José Llusar Bernart, componente de los grupos musicales Cinc Xics y Orquesta Carrusel y profesor del Conservatorio de Requena. En su etapa como músico de la banda fue subdirector. Como estudiante obtuvo el premio extraordinario de piano y guitarra.

Una breve reseña del Marítimo de los 60 la encontramos en Las Provincias del 1 de abril de 1964. Dice que los servicios hoteleros o de restauración son mejores, que decenas de industrias y comercios al servicio de la navegación se han establecido alrededor del Puerto y que las agrupaciones musicales consiguieron superar dificultades de todo orden.

Componentes del viaje a Alemania en la Virgen de los Desamparados.

Componentes del viaje a Alemania en la Virgen de los Desamparados. (Archivo: AMP)


En "Cartas al Director", un anónimo presidente de una sociedad musical, bajo el nombre de Becuadro, da su opinión sobre la decisión de proponer cuatro días de fallas en el IV Congreso Fallero. Opina que esta medida es desacertadísima. Expone seis razones por las cuales no se debe añadir un día más. Centrándonos en el aspecto musical dice que los tres mil músicos que acuden a Valencia son trabajadores del campo o de las fábricas con unos jornales diarios entre 175 y 200 pesetas. Que se abandona el trabajo del campo o pedir permiso en las fábricas que las empresas conceden a regañadientes. Que el horario de inicio y fin de los actos festivos no coinciden con los horarios de trenes y autobuses por lo que hay que alquilar coches particulares o dormir hacinados en pequeñas habitaciones de viejas posadas o destartalados almacenes lo cual exige tal cantidad de colchonetas y mantas que se hace necesario pagar los servicios de transporte. Que durante los días de fallas los músicos han de comer en Valencia. Considerando todo ello se llega a la conclusión que al final no queda ni un céntimo para los músicos. Esta es la razón de que muchas fallas tengan que contratar pequeñas charangas, sin bandera, sin uniforme.... Un día más de fallas sería insostenible para todos, opina. Concluye con una propuesta para la Junta Central Fallera: Otorgar unos premios a las bandas atendiendo a su marcialidad, uniformación, instrumental, vistosidad de la bandera y número de plazas. (Las Provincias, 20-05-1964).

El primero de abril de 1964 todos los medios de comunicación publicaban los logros del Régimen durante los veinticinco años de paz. Sobre las asociaciones musicales del Marítimo, Las Provincias dice: "Las agrupaciones musicales de honda tradición en estas barriadas consiguieron superar dificultades de todo orden y merced a dedicaciones varias y muy estimables, se cuenta con las bandas Ateneo Musical del Puerto y Unión Musical de Pescadores, además de la Rondalla Escalante famosa entre todas las de su género en España". (Las Provincias, 1-04-1964).

Eso es lo que decía la prensa porque la actividad llevada a cabo por todos y cada uno de los grupos del Ateneo se sustentaba básicamente de los ingresos de la banda de música y esta prolongada situación desencadenó en tensión entre los socios y los músicos. En una entrevista realizada al músico Luis Carrasco, éste manifestó: "Entre 1960 y 1963 la banda compuesta por 51 plazas había conseguido recaudar una considerable cantidad de dinero. La obsesión de los directivos de crear un orfeón al amparo económico de la Sociedad, llevó a hundir moralmente a la banda cuando, con los ahorros obtenidos por la propia banda, el orfeón se marchó a Alemania de gira. Ya no se dejaron ver por la Sociedad, quedando ésta moralmente hundida".

Otra versión que trata de justificar la crisis del Ateneo de finales de los sesenta es más generosa. Justifica la decadencia a un "proceder habitual en los distritos de la ciudad de Valencia aparejado al crecimiento del nivel económico". En los apuntes de donde hemos sacado esta reseña se dice textualmente: "Conforme el pueblo que antaño nutría nuestras filas de músicos socios iba alcanzando cuotas de servicios más altas, tales como el utilitario, la televisión casera que retenía y retiene la atención de la familia después del trabajo o el estudio, la casita de fin de semana, o el chalet, etc, etc, las bajas en las filas de los socios eran más difíciles de cubrir, lo mismo que la deserción de los músicos, unos por el pretexto de la edad, otros por el cambio de domicilio, pero en realidad por pereza, por retención de la televisión y las comodidades logradas. Sobrevino el hundimiento casi total de la Sociedad".