Bernardo Chornet Martínez (1976-1980)

« · 3. Ateneo Musical del Puerto (1933-…) · »

Bernardo Chornet dirigiendo la banda de música.

Bernardo Chornet dirigiendo la banda de música.


En octubre de 1976 cesó José Onofre Díez. Provisionalmente se hizo cargo de la banda de música, Bernardo Chornet Martínez.

Bernardo era trompeta primero de la banda de música. Junto con Ramón Belenguer y otros músicos del distrito formaban la Orquesta Niebla. Con los años esta formación cambiaría su nombre por Orquesta Jamaica. En sus más de 30 años de existencia dio trabajo a varios músicos del Ateneo: Antonio Belenguer, Dídac Bosch Alcaina o José Alejandro Maltés Darocha.

Bernardo Chornet conocía bien la Sociedad puesto que ingresó como músico en 1948. Fue profesor de solfeo, vicesecretario y archivero en la década de los 60. Ahora, como director, intentaría realzar el nivel musical de la banda.

Con Bernardo Chornet se continuaron las actuaciones iniciadas con los anteriores directores. La banda empezaba a ser contratada por asociaciones del barrio y por el párroco de la iglesia del Rosario para el cual los músicos seguían siendo ``els xiquets del Patronato.'' La Escuela de Música continuaba su ciclo ascendente precisándose la ayuda de un profesor de viento, tarea asumida por el músico Sánchez Carbonell.

Los esfuerzos por encontrar un director titular no dieron sus frutos. El Ateneo Musical del Puerto era una banda demasiado joven, poco atractiva para los profesionales de la música deseosos de darse a conocer en certámenes y competiciones musicales. Tampoco había fondos para ofrecer suculentos honorarios que atrajeran a los virtuosos de la dirección.

1976-banda-bernardo

Bernardo Chornet al frente de la banda de
música. (Archivo: AMP.)

El Ateneo Musical del Puerto no avanzaba como se deseaba. En la asamblea de enero de 1976 sólo asistieron 19 socios, limitándose a reestructurar la junta directiva. Sería injusto no enumerar los logros de esta etapa. Se publicó el boletín informativo, se potenció un grupo juvenil de teatro liderado por Fernando Luis Estévez, se apoyó la formación de un grupo folk conocido con el nombre de Ateneu y se reorganizó la Biblioteca, tarea asumida por Emilio Sánchez.

Conciertos los hubo en febrero y en marzo de 1977, el de marzo, en Natzaret, con la participación de dos músicos de la zona. La banda pudo actuar en las Fallas, contratada por la Comisión Rosario-Mariano Cuber por un importe de 160.000 pesetas. El 30 de junio se celebró una velada artístico-musical en la calle Vicente Brull con la interpretación de una comedia de un acto de José Peris Celda, Per la fam d'heretar, la participación del Grupo Folk Ateneu y un concierto de la banda dirigida por Bernardo Chornet. En esta velada artístico-musical se hizo entrega de instrumentos a los educandos de la Escuela.

El local del Rosario añadía quebraderos de cabeza a los directivos. El local, el viejo problema del Ateneo, volvía a ser tema de discusión. En marzo de 1977 no se sabía muy bien si reformarlo o alquilar los bajos de El Musical. Tras las oportunas gestiones se supo que El Musical no se alquilaba, pero se podía comprar por 9.000.000 de pesetas, cantidad inalcanzable para una sociedad que empezaba a resurgir. Todas estas gestiones las llevaron a cabo Francisco Frasquet García, Antonio Llopis Guillem, Manuel Herrero Sanz, Julio Fuentes Carsi, Genaro Millans Íñigo, Enrique García Cantos, Pablo Martínez Avilés, Victoria Sarrión Martínez, Asunción García, Agustín Sancho Costa, Luis Carrasco Romeral y Vicente Carbonell. Bibliotecario, Emilio Sánchez Carbonell. Teatro, Fernando Luis Estévez y lotería, Salvador Edo Mas.

La banda de música dirigida por Bernardo Chornet en la Semana Santa de 1978.

La banda de música dirigida por Bernardo Chornet en la Semana Santa de 1978.


En 1978 la junta directiva entendió que las reformas que precisaba el local eran competencia del propietario, pero éste nunca las quiso asumir. Como medida de presión se dejaron de pagar las mensualidades. Sólo fue una medida de presión pues se acabó costeando los gastos de reforma.

Como suele ser habitual se pagó con la participación de los músicos con lo obtenido en las Fallas, con una subvención de 56.000 pesetas de Diputación y con el importe de una cuota mensual por parte del músico. Hasta entonces los músicos no pagaban cuota de socio. Esta propuesta fue promovida por Vicenta Carbonell y sigue aún vigente. El Ateneo Musical es una de las pocas sociedades musicales donde el músico paga cuota de socio además de su porcentaje en actuaciones.

Bernardo Chornet fue consiguiendo objetivos; mínimos si cabe, pero suficientes para alzar la moral de los músicos. El número de alumnos aumentaba necesitándose más aulas y más horas de docencia. Se asistía a las asambleas anuales de la Federación de Bandas donde se intercambiaban experiencias y se buscaban soluciones a la problemática concreta del mundo bandístico valenciano.

Los años 1978 y 1979 estuvieron marcados por una gran expansión del Ateneo. Los conciertos y actuaciones por las calles se multiplicaban. Ante las expectativas de progreso se planteó la necesidad de pedir un préstamo de 200.000 pesetas, además de solicitar una subvención al Ministerio de Cultura para acondicionar definitivamente el local. Sin embargo, 1980 resultó ser un año complicado. Por una parte el descontento de algunos músicos con el director que, si bien, había asumido provisionalmente la dirección, no se había encontrado sustituto por estas fechas. Por otra parte la directiva con un presidente que tuvo que pedir la baja por incompatibilidad con su trabajo.

En el Marítimo surgía una nueva agrupación musical bajo el nombre de banda de música "Falla Isaac Peral-Méndez". Posteriormente tomó el nombre de Agrupación Musical Santa Cecilia de El Grao. En ningún momento resultó ser una competencia para el Ateneo como lo fue la creación de la Unión de Pescadores.