El Ateneo pide una Casa de Cultura para el Marítimo

« · Isidro Coll Ballesteros (1987-1996) · »

El Ateneo Musical se une a la "Campaña contra la Droga en el barrio" promovida por las asociaciones culturales y vecinales.

El Ateneo Musical se une a la “Campaña contra la Droga en el barrio” promovida por las asociaciones culturales y vecinales.


La actividad musical en 1991 fue muy satisfactoria. Se ofrecieron 43 actuaciones. Bernardo Chornet mandó una nota a Las Provincias agradeciendo al público su asistencia a los actos de la Sociedad, denunciando la falta de locales para ofrecer dignamente los conciertos y la precaria situación por la que atravesaba el Marítimo -"... tristemente famosos por ostentar una elevada tasa de marginación y drogadicción..."-, por lo que pide una Casa de Cultura para el Marítimo -"ante esta lamentable situación, el Ateneo Musical del Puerto, desde este momento toma la iniciativa de exigir, firme y enérgicamente una Casa de Cultura con su correspondiente auditorio".

Desgraciadamente salió a la luz en 1992 y sin visos de solución el malestar latente y palpable en el ambiente social. "Algunos componentes de la banda de música -se lee en las actas- no aceptaban el reparto de presupuesto de la Sociedad con los coros, ni asimilaban la incompatibilidad habida con los miembros del coro a la hora de ensayar o actuar. Tampoco veían con buenos ojos la existencia de juntas directivas paralelas". El presidente, señor Chornet quiso solucionar la problemática con un nuevo reglamento que permitiera la existencia de todas las agrupaciones musicales en el seno de la Sociedad. En su ardua y larga elaboración fueron suprimiéndose en cada revisión las palabras "coristas" y "coro" del borrador de reglamento otorgando principal importancia a la banda de música por encima de todas las otras agrupaciones musicales presentes y futuras. El resultado fue la negativa a aceptar el nuevo reglamento por parte de los coristas y su disgregación en 1993. Lo hablaremos más detenidamente en su momento.

En este estado de confrontación se iniciaba 1992. El coro Infantil proyectó un intercambio con la coral Edelweis de Sant Joan d'Espí (Barcelona) visitando la población catalana el 22 de febrero. Los días 7 y 8 de marzo del mismo año el Coro Edelweis de Sant Joan d'Espí visitó Valencia. Entre sus actos cabe destacar el concierto ofrecido en la Iglesia del Rosario el mismo día de su llegada.

La actividad de la junta directiva era incesante. En parte se debía a la actividad incansable del relaciones públicas, José Aledón. Debido a su tesón consiguió mantener correspondencia con el maestro Menuhin. Su primer escrito, en el que animaba a proseguir en la formación musical de los educandos, llenó de satisfacción a los responsables de la Escuela de Música.