El decreto de 3/05/1993

« · Isidro Coll Ballesteros (1987-1996) · »

Antes de seguir con la crónica debemos detenernos en el Decreto de 3/05/1993 (3 de mayo de 1993). El Cabanyal-Canyamelar fue declarado Bien de Interés Cultural. La declaración de BIC obligaba al Ayuntamiento de Valencia a aprobar un Plan Especial de protección de inmuebles. Viene esto a colación ahora porque la aplicación de este Decreto repercutirá sobre el local que adquirirá la Sociedad. Ya lo veremos en su momento. Ahora, citemos los acontecimientos musicales más importantes de este año: el viaje a Canals y a Bocairent por convenio con la Federación de Sociedades Musicales. El de Canals tuvo su pequeña anécdota. En los primeros compases se fue la luz en el pabellón municipal donde se realizaba el festival. Isidro Coll no paró la obra, siendo calurosamente aplaudido por el público.

La Coordinadora de Sociedades Musicales Federadas de la Ciudad de Valencia potenciaba la relación entre las sociedades afiliadas. Una vez al año se reunían de tres a cuatro bandas de música en un concierto de hermanamiento en el cual se intercambiaban experiencias entre los directivos y se vivía una jornada festiva entre los músicos. En este año el concierto en el que participó el Ateneo fue en junio.

Por aquel entonces la Junta Municipal del Marítimo programaba una serie de actos culturales para el tercer trimestre del año. Al Ateneo le correspondió actuar el día 16 de septiembre en la Semana Cultural de la falla Industria-Santos Justo y Pastor. El día 16 de octubre volvió, fiel a su cita anual, a colaborar en las fiestas en honor a Nuestra Señora del Rosario, estrenando el Himno de El Cañamelar obra de Vicente Ramón Andreu y letra de José Ángel Crespo, cuya estrofa cuarta está dedicada al Ateneo.

El Coro Cambra, ya desligado del Ateneo, ganaba el Certamen de la Fira de Tots Sants de Cocentaina. Era finales de octubre de 1993. El periódico aún se refiere a ellos como Coro Cambra Musical del Ateneo del Puerto. Lógicamente ése era su nombre en el momento de la inscripción.

El mismo año, el directivo Vicente Maltes presentó a estudio un reglamento para la Escuela con la intención de darle un cariz más acorde con los tiempos del momento. Se creaban las figuras de Jefe de Estudios, Coordinador y Delegado de Escuelas. Todo en pro de liberar al director de los trabajos burocráticos que conlleva su gestión: informes sobre legislación, matriculación, convocatoria de reuniones, preparación de boletines de notas, fijación de horarios, etc.

La Virgen de los Desamparados visita nuestra antigua sede.

La Virgen de los Desamparados visita nuestra antigua sede. (Archivo:AMP)


El Ateneo se adhirió formalmente a la Orquesta de l'Horta Nord que se había fundado con anterioridad con el fin de fomentar y promocionar los instrumentos de cuerda entre los músicos de las agrupaciones musicales de Valencia y poblaciones limítrofes.

El 7 de septiembre de 1993 se publicaba en la prensa una nota firmada por R. Gil Gálvez, padre del director del Coro Cambra, donde informaba sobre la escisión de este colectivo de la Sociedad Ateneo Musical del Puerto. En ella manifestaba su desilusión por el criterio poco acertado de hacer prevalecer la banda de música al coro hasta el punto de provocar su separación. Como se ve, el tema no se zanjaría hasta varios meses después. Pasarían años hasta volver a actuar ambas formaciones en el mismo escenario.

Leyendo las actas se ve claramente que es una tónica general recurrir a los estatutos cada vez que las relaciones entre los asociados no se resuelven con el diálogo. De 1994 es la redacción del Reglamento de Régimen Interior, complemento de los estatutos, donde se contienen los derechos y deberes de músicos durante los actos musicales, así como, las prendas e insignias que componen el uniforme de músico, las responsabilidades del jefe de partición, las obligaciones del archivero y abanderado y todos aquellos aspectos no tratados en los estatutos sociales de carácter más general.

La festividad a Santa Cecilia y el concierto de Navidad se vieron influidos por las circunstancias aludidas. Los coros aportaban un público fiel y seguidor. Ahora, en las actuaciones de la banda de música, se echaba en falta ese público. Fue un tiempo de reajustes al que pronto se adaptó el Ateneo.

Es verdad que tras la crisis que estamos comentando salió enriquecido el colectivo de músicos; de los músicos de toda la vida capitaneados por Luis Carrasco Romeral. Esta persona tenía un amor extraordinario por su banda a la que le dedicó mucho tiempo y mucho dinero. Invitaba a chocolate a los músicos que celebraban la fiesta del Sábado de Gloria en el local social esperando el momento de salir a la calle y amenizar la noche visitando hermandades y tocando charangas por el barrio. A toda la banda y simpatizantes los invitó en las dos ocasiones que visitaron Almoracid del Marquesado. Era una persona dinámica, activa. Igual pintaba los locales que hacía de cobrador o enrolaba a los músicos en los concursos de paella promovidos por el Mercado de El Cabañal. En 1994 se participó y se obtuvo un merecidísimo premio. Luis Carrasco era de estas personas que dejan su impronta para siempre.

El 6 de febrero tuvo lugar el concierto benéfico para la campaña de Manos Unidas celebrado en el Salón Noble del Ateneo Marítimo. La entrada se adquirió por 500 pesetas dado el carácter benéfico del concierto. En el mismo mes se amenizó el carnaval organizado por la Junta Municipal con la asistencia de los Juniors de Los Ángeles, la Asociación de Vecinos y los colegios de la zona. Participaron más de mil niños disfrazados de todo lo inimaginable. Al finalizar la cabalgata se organizó una gran merienda en el jardín Dama de Elx.

Días más tarde se ofreció un concierto en el salón de actos del IES Sorolla, fruto de la colaboración con la Asociación de Padres y Madres del Instituto.

El 4 de marzo correspondió ofrecer el concierto de Semana Santa, iniciativa de la Junta Mayor de la Semana Santa Marinera para promocionar la música sacra entre los habitantes del Marítimo. Este concierto lo patrocinó la Conselleria de Cultura.