XXXIII Asamblea General de la Federación de Sociedades Musicales

« · Isidro Coll Ballesteros (1997-2006) · »

Concierto en los Jardines del Palau de la Música.

Concierto en los Jardines del Palau de la
Música. (Archivo: AMP.)


La cronología de los hechos nos obliga a tratar otro tema. La XXXIII Asamblea General de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad de Valencia. Se celebró durante los días 16, 17 y 18 de noviembre en Valencia participando el Ateneo Musical en el pasacalle de clausura frente al Palacio de Congresos. Dos meses antes se había formado, con carácter provisional, la Banda Comarcal de Valencia Ciudad, integrada por músicos de diferentes sociedades musicales con el fin de realizar un concierto en el acto inaugural de la asamblea. Los componentes eran músicos federados de la ciudad de Valencia con un nivel de séptimo de LOGSE o cuarto del Plan-66. El director encargado de esta agrupación fue el director del Ateneo Musical del Puerto, Isidro Coll Ballesteros.

Tras el desfile ante los asamblearios, tuvo lugar el VIII Festival de Bandas de Música del Marítimo en las Reales Atarazanas organizado por la Sociedad Musical Poblados Marítimos dentro de los actos de su XV aniversario. Se celebró por la mañana con una concentración en la plaza de la Legión Española. De allí partieron las bandas por la calle JJ. Dómine hasta las Atarazanas donde fueron recibidas por autoridades, presidentes de las sociedades participantes y público asistente. Cuando llegó la última banda empezó el festival.

Esta cita anual fue motivo de una constante superación de las sociedades musicales. El público comparaba la calidad de las formaciones bandísticas saliendo convencidos de que su banda era la mejor. La Federación de Sociedades Musicales y los políticos municipales añadían prestigio con su presencia.

La XXIII Campaña de Música de Banda, Corals i Orquestra, antes llamada Campaña Retrobem la Nostra Música, se celebró como de costumbre. Del mismo modo se celebraron los conciertos de la pérgola y en los jardines de la ciudad.

A finales de año la Federación de Sociedades Musicales pidió a sus sociedades federadas actualizar el listado de músicos para tener al día su base de datos. El 4 de diciembre de 2001 se informó a Federación de 20 bajas de músicos. Diecinueve por desligarse de la Sociedad y uno por defunción quedando la plantilla oficial de músicos para el año 2002 en 109 componentes.

El balance económico del año fue positivo. Con esta buena situación económica se pudo hacer frente a las necesidades de la Escuela que precisaba material para el curso de iniciación por un importe de 8.064 euros.21.9

El acta de 8 de enero de 2002 refleja la ilusión de los directivos de acometer obras en Baldomar debido al respaldo de los socios durante el concierto de Navidad y la fiesta de cotillón de fin de año, pero en febrero aún no se había hecho nada. El Jefe de Estudios informaba a la junta directiva de la poca colaboración en el montaje y limpieza del local y por el frío que se pasó durante las audiciones de los alumnos. Era urgente abordar un mínimo de obras y estudiar algún tipo de calefacción alternativa a las estufas de butano.


Isidro Coll Ballesteros al frente de la Banda de Música  durante los actos de la Semana Santa Marinera.

Isidro Coll Ballesteros al frente de la Banda de Música
durante los actos de la Semana Santa Marinera. (Archivo: AMP.)


Días antes de la Semana Santa se celebró solemnemente el Pregón en la parroquia de Nuestra Señora de Los Ángeles de El Cabañal. Actuó como pregonero Francisco Camps Ortiz. La parte musical corrió a cargo de las bandas de música de la Unión de Pescadores y del Ateneo Musical del Puerto. Estuvo presente el insigne compositor Juan Vicente Mas Quiles. En el mismo mes hubo un recital de flauta y piano y una audición del Grupo de Saxofones de la Escuela con gran afluencia de público.

Por segundo año se realizó una falla que fue quemada la tarde del 15 de marzo después de la merienda ofrecida a los alumnos y socios asistentes. De nuevo Amparo Esbrí fue la persona sobre la que recayó la responsabilidad de los preparativos. La participación fue superior habida cuenta del éxito del pasado año.

Por estas fechas se estaba restaurando El Musical, la antigua sede social. La directiva envió un escrito a la alcaldesa de Valencia haciéndole una triple petición: participar en la inauguración, cesión de aulas para impartir música y posibilidad de utilizar la sala para celebrar conciertos.

Hablando de conciertos. En abril se realizó el primero de la temporada en la pérgola del Puerto, aunque el concierto que levantó más entusiasmo fue el realizado la noche del 14 de mayo en los jardines de la Lonja con motivo de la Conferencia de Ministros y Responsables de la Seguridad Social de la Unión Europea, Latinoamérica y Caribe.

La Escuela de Música además de su actividad pedagógica seguía con sus salidas de fin de semana. La IV Acampada Musical se desarrolló en el albergue juvenil de Piles. Un nuevo éxito por el número de participantes y por la calidad de las actividades realizadas.

El Ateneo Marítimo continuó con su Ciclo de Jóvenes Intérpretes participando los educandos el domingo 19 de mayo. A principios de junio de 2002 actuaron en el Palacio del Marqués de Campo junto con los alumnos de los conservatorios de Valencia. Con este encuentro se pretendía dar a conocer el trabajo de los estudiantes de música de Valencia al ofrecerles la oportunidad de actuar ante el público durante su etapa de formación.