XXV aniversario de la fundación de la Unión Naval de Levante

« · Pascual García Miquel (1948-1958) · »

Vista aérea de la Unión Naval de Levante.

Vista aérea de la Unión Naval de Levante.


A principios de junio se conmemoró el XXV aniversario de la fundación de la Unión Naval del Levante. El ministro de Industria y Comercio, el Arzobispo de Valencia y otras autoridades visitaron la factoría homenajeando a José Juan Dómine, su fundador. El Ateneo Musical del Puerto interpretó Lo Cant del Valencià en el momento de la bendición del petrolero Aruba. (Las Provincias, 03-05-1949).

Días después se daban por finalizados los trabajos de reconstrucción de las iglesias de Nuestra Señora del Rosario y de la Punta y de la construcción del Colegio Enrique Terrasa llamado antes Mare Nostrum y actualmente Les Arenes.

En fechas próximas a San Juan se solía celebrar funciones teatrales y musicales organizadas por las comisiones falleras. Este año la comisión infantil de la calle José Benlliure, travesía Martí Grajales y adyacentes organizó una gala sorpresa en el teatro de la Unión de Pescadores.(Las Provincias, 18-06-1949).

El 25 de septiembre vivió Cullera una jornada de gran emoción al recibir la visita de la Virgen de Los Ángeles de El Cabañal. A las nueve de la mañana llegó un tren especial con cerca de 2.000 peregrinos, siendo recibidos por una representación del Ayuntamiento y la banda de Música del Ateneo cullerense. A las 10:30 llegó a los muelles del Júcar una embarcación llevando a bordo a la Virgen y a las autoridades. Por la tarde fue descubierta la lápida que rotula una calle con el nombre de Cabañal a los sones de la banda Santa Cecilia de Cullera. (Las Provincias, 27-09-1949).

Tres días después los temporales fueron especialmente adversos y el Turia, una vez más, volvió a protestar de la manera que suele hacerlo, llevándose por delante las chabolas que había en el cauce, inundando Natzaret y, de común acuerdo con el Carraixet, haciendo que las calles de El Cabañal y de El Cañamelar se convirtieran en el cauce improvisado para sus aguas enfurecidas. Causó 41 muertos. (Las Provincias, 30-09-1949).

Retirado el lodo que hacía difícil el tránsito de las personas, el Ateneo Musical del Puerto siguió sus actividades, aunque la escasez de medios económicos fue la causa de no poder admitir a más músicos por falta de instrumentos.