Homenaje a Jenaro Millán Íñigo

· Salvador Bolón Cañigueral (1980-1987) · »

Jenaro Milán, Elena Edo y Josep Martorell.

Jenaro Milán, Elena Edo y Josep Martorell. (Archivo: AMP)


El 5 de noviembre de 1981 se realizó un concierto especial donde fue nombrado Director Honorario Jenaro Millán Íñigo. Sobre Jenaro Millán no queremos olvidar estas palabras que se pronunciaron años más tarde en un homenaje póstumo: "Aún ahora, cuando entramos en el local del Ateneo Musical del Puerto, parece que vayamos a encontrarnos con nuestro querido Señor Jenaro. Aún hoy, cuando de seguro en otro lugar estará recomendando a otros educandos la necesidad de dedicar más tiempo a la música, los que le conocimos, buscamos los ojos cansados pero siempre ávidos de pentagramas. Aún hoy, el vecindario trata de captar los melódicos acordes que el señor Jenaro hacía nacer de su violonchelo. Aún hoy sentimos su presencia, porque él, historia viva del Ateneo Musical del Puerto, ocupará siempre un lugar imborrable en el libro de nuestros recuerdos".

Para colaborar económicamente en el sostenimiento de la Sociedad se estableció en 1981 la obligatoriedad de adquirir participaciones de lotería de Navidad. Así mismo quedó modificado el porcentaje que la Sociedad recibía por actos remunerados, estableciéndose en el 20%. Las medidas económicas estaban justificadas puesto que se debía el préstamo por los instrumentos y los pagos pendientes por las reformas del local comenzadas con la anterior directiva.

La banda de música iba consolidando una etapa de actividad continua, realizando conciertos y actuaciones durante todo el año, consiguiendo una asistencia regular a los ensayos. Algunas noches los ensayos empezaban más tarde puesto que se esperaba la asistencia de los músicos que vivían en Natzaret y que eran mayoritariamente clarinetistas.

El 22 de noviembre se celebró un concierto homenaje a los Autores Valencianos en el Hogar del Pensionista de la calle Islas Canarias. Comparando la programación, observamos un cambio en las obras a interpretar, señal inequívoca que se estaba trabajando con dedicación y método.

Las fiestas en honor a Santa Cecilia se programaron entre el 30 de noviembre y el 6 de diciembre, con exámenes, cine, merienda, conciertos y cena.


Jenaro Millán entregando diploma de la Escuela de Música.

Jenaro Millán entregando diploma de la Escuela de Música. (Archivo:AMP)


El 5 de diciembre se ofreció el concierto de Navidad en el salón de actos del colegio La Pureza. Actuó la banda de música y el Coro de la Escuela. La interpretación de nuevas obras en un espacio de tiempo reducido desde el último concierto demuestra, definitivamente, la capacidad de asimilación de la formación bandística.

El día 6 por la mañana tuvo lugar el pasacalle de la imagen de Santa Cecilia hasta la parroquia de Nuestra Señora del Rosario donde se celebró una misa en su honor. Posteriormente se ofreció la comida de hermandad en un restaurante de Aldaia.

Esta etapa de consolidación coincidió con la crisis de Astilleros. Su cierre afectaría indirectamente otras muchas empresas. Miles de personas dependían de las negociaciones que se llevaban a cabo, por lo que hubo manifestaciones por las calles. El arte de la música no se desenvuelve con indiferencia ante los problemas sociales o económicos. La música se relega a segundo plano cuando las condiciones son adversas, razón por la cual los directivos estaban atentos a los acontecimientos políticos.

En enero de 1982 se anotó en el libro de actas una subvención de 90.000 pesetas, cantidad importante, pero insuficiente para cubrir las deudas y hacer efectivas las necesidades más inmediatas, por eso, en febrero, se optó por pedir un préstamo de 400.000 pesetas a la Caja de Ahorros de Valencia.

Los actos habidos en 1982 fueron programados en estrecha colaboración con asociaciones y entidades culturales del Marítimo. Destacamos los conciertos programados por las asociaciones de jubilados tanto de El Cañamelar, como de El Cabañal o de El Grao, con los cuales se inició un nuevo ritmo en las actividades de la banda de música, que desde entonces ya no ha decrecido hasta nuestros tiempos.

Un año después se repitió concierto en el Ateneo Marítimo. Concretamente fue el domingo 28 de marzo a las 12 horas. Si la primera parte la componían pasodobles, la segunda destacaban obras de mayor dificultad como: Expo-70, First Suite, Porgy and Bess...

La participación en las procesiones de la Semana Santa Marinera, en las fiestas de la Virgen del Rosario, en el Santísimo Cristo de El Grao y el festival de bandas celebrado en el Jardín de Sorolla dieron un definitivo empujón a la banda.

El 4 de julio de 1982 se daba un concierto en el jardín de la calle Escalante, donde antaño se ubicara el mercado de El Cabañal. Para esta ocasión Salvador Bolón introdujo algunas innovaciones muy gratas para los músicos como fueron Katiuska, o, los espléndidos pasodobles Antañona y Agüero.

Ante la proximidad de la Asamblea General anual el presidente dio a conocer su intención de no presentarse a la reelección por asuntos personales. Se daba la circunstancia que por esos días frecuentaba la Sociedad un amigo de Jenaro Millán. Se trataba de Joaquín Martínez Planells. Joaquín, vistas las necesidades del Ateneo, no dudó en presentarse como presidente. En la asamblea del día 10 de enero de 1983 asumió el cargo. En la misma se creó la figura del subdirector con el nombramiento de Jenaro Millán Íñigo. En sus primeras palabras dirigidas a la asamblea, Joaquín Martínez, informó de la conveniencia de crear un coro como complemento educativo a la labor pedagógica de la Escuela. Los señores Roges y Navarro estimaron que primero había que relanzar definitivamente la banda. Cebrián opinó que el coro podría perjudicar a la banda como ya había ocurrido.

Presidentes y directores de la Unión de Pescadores y Ateneo Musical del Puerto.

Presidentes y directores de la Unión de Pescadores y Ateneo Musical del Puerto. (Archivo: AMP)


Con la nueva directiva se produjeron cambios sustanciosos en organización. Lo primordial fue la presentación de un reglamento para regular los ensayos. Esto sucedía el 12 de enero de 1983. En virtud de ellos, el director tenía potestad de negar la participación de un músico si no había asistido a un mínimo de ensayos.

Seguidamente, el 2 de febrero de 1983, se acordó hacer un homenaje a los músicos de Vinalessa como muestra de agradecimiento por el apoyo ofrecido al Ateneo durante la década de los 70.

Con la llegada de la democracia se popularizaron los carnavales promovidos por colegios y asociaciones de vecinos. Los colegios de la zona y la Asociación de Vecinos La Amistad requerían los servicios del Ateneo. Con los carnavales surgirían nuevos ingresos para los músicos y para la Sociedad.

Por lo que respecta a otras actuaciones de la banda, indicar que se participó en Fallas, concretamente en la comisión Vidal de Canelles. En los actos de Semana Santa se firmó contrato con la Cofradía del Cristo del Buen Acierto. Se participó en los tradicionales actos del Cristo de El Grao y se realizó un concierto en la iglesia de Santa María del Mar.