Crisis del arte musical

« · Vicente Tomás Ridaura (1933-1936) · »

 Falla de la calle Escalante de 1934.

Falla de la calle Escalante de 1934.


Empezó 1935 con desórdenes y actos de violencia que no podían ser controlados por los dirigentes políticos. Las sociedades musicales y los profesionales de la música continuaban en crisis. El 13 de enero se convocó en Valencia una asamblea nacional de músicos profesionales para solucionar "la crisis que atraviesa el arte musical". Crisis cierta que se refleja en muchos artículos de prensa referidos al certamen de Valencia. Por citar uno de ejemplo copiamos éste de El Mercantil Valenciano: "Las bandas, es cierto, pasan por una aguda crisis. Importantes agrupaciones, como la de Benimaclet, -y no fue solamente- que figuraron entre las primeras del país y ocuparon por derecho su puesto en la sección especial, se disolvieron, uy alguna -la citada entre ellas- se organiza con dificultades". El Ateneo Musical eligió nueva junta directiva: presidente por Juan Tomás Juan, vicepresidente Ricardo Martínez Campos, secretario Vicente Sentamans Carbó, vicesecretario Enrique Bonilla Sampedro, tesorero Juan Crespo Gallart, contador Manuel García Casasús, archivero Vicente Genís Dolz, volcales Francisco Piquer Romero, Miguel Orero Celda, Manuel Albors Martínez, José Ferrús Ricolfe, José Ridaura y Antonio Blanch Paredes. (El Mercantil Valenciano, 15 y 23 -01-1935).

El domingo 27 de enero, organizado por un grupo de peñas artísticas y el UD Malvarrosa, se celebró un homenaje al actor Antonio Suay. El acto estuvo amenizado por la orquesta Olimpic Jazz compuesta por músicos del Ateneo de la que hemos dado referencia y de la que seguiremos hablando en diversas ocasiones pues su actividad se puede calificar de profesional. (El Mercantil Valenciano, 30-01-1935).

Por otra parte, en el seno del Patronato Musical existía, lo hemos mencionado, una rondalla que hubo de legalizarse al perder la tutela de la sociedad que la amparaba. Esto ocurría el 30 de enero de 1935. La presidía Joaquín Montesinos Cuirana. Su director sería el mismo que dirigiría más tarde el Ateneo Musical del Puerto, Ramón Silvestre. Antes de su legalización como sociedad independiente fue acogida por el Casino Artesano situado entre Casa Calabuig y la Estación de El Grao. Después de la Guerra Civil compartió local con la banda. La Rondalla Patronato como entidad independiente se presentó al público el día 21 de febrero de 1935 en su sede social. A lo largo de estas páginas iremos viendo la estrecha relación existente entre estas sociedades musicales y sus músicos. (El Mercantil Valenciano, 17, 21 y 27 de febrero de 1935).

Otro factor que incidió negativamente en las bandas de música fueron las orquestinas. Las Sociedades, Círculos y Ateneos de Valencia solían contratar a estos grupos para sus bailes de sociedad. Las orquestinas, por lo general, estaban formadas por los mejores músicos de las bandas. La orquesta Olimpic Jazz actuaba casi todas las semanas, el 3 de febrero con motivo de la inauguración del nuevo local del Ateneo Republicano de la avenida del Puerto nº255. Esta actuación fue el inicio de una estrecha colaboración entre la orquesta y el Ateneo Republicano. Había más orquestas en El Grao. La Orquesta Danhauser, por ejemplo, actuaba para comisiones falleras.

Mientras, la nueva sociedad, el Ateneo Musical del Puerto, capeaba el temporal como podía. No celebró los carnavales de 1935 en los suntuosos salones de El Musical. Lo hizo el Levante F.C. invitando a socios y simpatizantes. (El Mercantil Valenciano, 17-02-1935).

Podemos asegurar sin riesgo a equivocarnos que los años treinta fueron malos para las bandas de música del Marítimo. Las dos sociedades musicales, el Ateneo y la Unión de Pescadores arrastraban su propia crisis hasta el punto que la primera anunciaba en la prensa que "con el fin de deshacer rumores infundados que se había hecho circular sobre la Sociedad y la banda de música, ésta, realizó el domingo 17 del corriente, a las once de la mañana, un hermoso acto homenaje a todas las Fallas del distrito del Puerto, consistente en un pasacalle ... en una de las fallas se encontraba el eminente escultor don Mariano Benlliure con la señorita Amparo Albors, Miss Valencia y otros renombrados artistas, en honor de los cuales la banda ejecutó el Himno a Valencia y Lo Cant del Valencià. (El Mercantil Valenciano, 21-03-1935). La Unión de Pescadores anunciaba que el "domingo promete ser un gran acontecimiento la presentación a sus convecinos del distrito el acto organizado por la popular banda de música La Unión de Pescadores"... "una sociedad de la solvencia moral y del prestigio que caracteriza". (El Mercantil Valenciano, 17-03-1935).


Cuota de socio de la Rondalla.

Cuota de socio de la Rondalla. (Archivo: AMP)


Las rondallas se revitalizaron en la década de los años treinta. Las del Marítimo seguían sus ciclos de conciertos. La del Patronato Musical ofreció uno el 11 de abril, (El Mercantil Valenciano, 10-04-1935), otro el 26 de mayo dedicado a la Mutualidad de Ahorro ``Los Previsores del Porvenir'' con motivo de conmemorarse el XXXI aniversario de su fundación. La Rondalla Lo Rat Penat, dirigida por Daniel Jorge, actuó dos veces en la Sociedad Artística Escalante en el mismo mes. (El Mercantil Valenciano, 24-04-1935).

La actividad de las bandas -lo hemos repetido varias veces- era más bien escasa. Actos como la conmemoración de la República organizado por el Centro Republicano El Porvenir de la calle de la Reina fue amenizado ·por un potente equipo de altavoces·. (El Mercantil Valenciano, 11-04-1935).

Las autoridades municipales ni promovían la música de banda ni asistían a los actos homenaje a los compositores organizados por instituciones valencianistas como "Lo Rat Penat".