Fundación del Ateneo Musical del Puerto

· Vicente Tomás Ridaura (1933-1936) · »

Acuarela de Luis Llácer

Acuarela de Luis Llácer

Para el Patronato Musical el tiempo jugaba en contra. La situación social se agravaba hasta el punto que Tomás Ridaura se dirigió al vecindario pidiendo ayuda para que la banda no se viera en la precisión de deshacerse. El llamamiento surtió sus efectos y el domingo día 15 de enero se celebró una asamblea magna en el teatro La Marina a la que asistieron representaciones de todas las sociedades obreras del puerto, entidades políticas y culturales, comercio e industria para estudiar la forma de conservar la banda de música por su importancia y su trayectoria histórica. Como consecuencia de esta asamblea se nombró una ponencia integrada por los concejales del distrito, representantes de la prensa en El Grao, comerciantes, industriales y obreros para que dieran cuerpo a la idea de la creación de una nueva sociedad denominada Ateneo Musical del distrito del Puerto y, que al calor de ella, pudiera cobijarse la gloriosa banda de música. El resultado práctico de la asamblea fue el nombramiento de una comisión ejecutiva que se encargó de los trabajos preliminares. Esta comisión estaba formada por: Manuel Sorolla, Antonio Bellmón, Vicente Llorens Oliver, Francisco Máñez, Ramón Sanchis Montón, Emilio Domínguez, Francisco Morán, Emilio Gómez, Vicente Tomás Ridaura y los concejales del distrito. En esta reunión se cambiaron impresiones, se elaboraron proyectos y se hicieron algunos ofrecimientos que sirvieron para el lobgro de lo que era la aspiración de todos los vecinos. Sólo faltaba que el comercio en general y y los industriales del Puerto prestaran la debida cooperación. (Las Provincias, 21-01-1933).

El Certamen de Julio estaba cerca y los músicos querían revalidar la hazaña conseguida en la sección especial el año anterior. El día 3 de febrero de 1933, Vicente Llorens Oliver presentó en Gobierno Civil unos estatutos encaminados a crear una nueva sociedad musical con el nombre de Ateneo Musical del Puerto. Sería el preludio de la fundación del Ateneo Musical del Puerto.

Vicente Llorens era un gran empresario. Fundador del Círculo Recreativo Marina Auxiliante del cual fue secretario y presidente perpetuo, propietario de la Compañía de Autobuses y miembro de la Federación de Armadores de Barcos de Pesca. Ahora ayudaba a los músicos del Patronato en su lucha por defender su banda.

En conversaciones mantenidas con Vicente Ballester y José Puig nos manifestaron que el cambio de denominación obedecía a la necesidad de crear una nueva entidad, de común acuerdo con los directivos del Patronato, con el fin de salvar algunos bienes y preparar el Certamen de Julio. Tomando las palabras de Antonio Sanchis: "Ya no hay Pueblo Nuevo del Mar. La pesca del `bou', la pesca de arrastre tampoco es lo que era. Ahora el Distrito Marítimo vive y se sustenta del puerto y de las empresas artesanas que pululan a su alrededor", (ver Historia del Cabañal, de Antonio Sanchis Pallarés. ). La nueva banda toma el nombre de su puerto, verdadero padre que reparte el pan a la mayoría de los habitantes que moran a su alrededor".

No le falta razón. Desde la creación de la Unión de Pescadores los directivos del Patronato estaban más vinculados con el Puerto y su zona de influencia: Grao y Cañamelar mientras que la Unión de Pescadores lo estaba con El Cabañal y con el movimiento republicano de Martínez Sala.

El Ateneo Musical del Puerto, aunque legalmente apareciera como una nueva sociedad era la heredera y continuadora del anterior Patronato Musical. Eran los mismos músicos con el mismo director y con infinitas ansias de ganar el Certamen de Julio. La bandera no era la misma aunque ondeara en el mismo mástil.

La bandera de 1933 se conserva en lugar privilegiado de la Sociedad. Mantiene el color granate de su predecesora, omite la medalla de la Cruz Roja y en su lugar hay motivos musicales y marinos. Lleva bordado el nuevo nombre de la Sociedad y el año de fundación. En su momento se dará cumplida referencia, ahora veamos lo que pasó con la rondalla del Patronato y los primeros conciertos de la banda. Se viven los últimos días de su etapa republicana. Los movimientos huelguísticos en el puerto durante el invierno de 1934 habían hecho dimitir al mismo gobernador, tras la intervención de los guardias de asalto y el Ejército. Era incluso difícil convocar asambleas generales por los acontecimiento políticos que atravesaba la sociedad civil.

De la Rondalla sabemos que mantuvo su nombre y director y que obtuvo un Primer premio en el concurso de rondallas organizado por el Comité Central Fallero de Valencia celebrado en el teatro Apolo. La rondalla, al igual que la banda, cambió varias veces de sede: calle Libertad, nº172 en julio de 1935; Café del Puerto, en noviembre del mismo año. (El Mercantil Valenciano, 17-07-1935 y 28-11-1935).