Local de la calle Escalante

« · Vicente Tomás Ridaura (1933-1936) · »

Bailes de Carnaval en la Peña Escalantina

Bailes de Carnaval en la Peña Escalantina. (Archivo: AMP)


El Ateneo se enfrentó con un grave problema apenas dos años de andadura. Debían desalojar el local de la calle de la Reina. El martes, 10 de septiembre, una nota de prensa convocaba a los socios por "asuntos de grandísima importancia" rogando la asistencia de todos. En octubre se encontraba un local en la calle Escalante nº 6, esquina a Francisco Cubells. El día 18 ya pudo ensayar la banda y el 21 del mismo mes se abrió la Escuela de Música para las clases de solfeo e instrumento. (El Mercantil Valenciano, 18-10-1935).

Con motivo de la inauguración del nuevo local, la banda de música efectuó un pasacalle por las calles del distrito en honor de todos sus admiradores. (El Mercantil Valenciano, 26-10-1935).

La Rondalla Patronato Musical trasladó su sede al café del Puerto donde ofreció un concierto de inauguración el 28 de noviembre. (El Mercantil Valenciano, 28-11-1935).

El 14 de diciembre el Ateneo volvió a celebrar Junta General Extraordinaria para "tratar asuntos de interés y proceder a la renovación de cargos de la directiva". (El Mercantil Valenciano, 14-12-1935).

Con una problemática social difícil, especialmente en Astilleros, se celebró baile familiar de fin de año en muchas sedes políticas y culturales: el Casino Recreativo del camino de Algirós, el Ateneo Republicano "El Porvenir" o la Fraternidad Republicana donde las orquestinas tuvieron un papel notable.

Con el nuevo año el Casino Recreativo de Algirós celebró los bailes de Carnaval. También los socios de La Malleta, la prestigiosa sociedad del distrito del Puerto, celebró sus célebres bailes de máscaras durante los días 23, 24, 25 y 29 de febrero. Las Provincias, 23-02-1936) .Las pequeñas orquestas y los potentes gramófonos sustituían a los profesionales de la música que indignados "pretendían ejercer una acción conjunta en defensa de los legítimos derechos de la clase trabajadora musical". (El Mercantil Valenciano, 11-04-1936).

Una de las actividades musicales en las que participaba anualmente el Ateneo Musical del Puerto se suspendía en 1936 por decreto del Ministerio de Trabajo, Justicia y Sanidad. Se trataba de la Fiesta de la Flor cuyos ingresos se destinaban al sostenimiento de establecimientos antituberculosos, colonias escolares y otras atenciones para pobres. La Comisión Provincial publicó un escrito para que las corporaciones oficiales, sociedades, comercio y público en general que con tanto empeño habían colaborado siempre remitan sus donativos a la sección de Beneficencia del Gobierno Civil. (El Mercantil Valenciano, 08-04-1936).

El V aniversario de la República se festejó con actos oficiales y conciertos a cargo de la Banda Municipal, bandas militares y las civiles que se quisieron adherir. Nazaret y El Grao lo conmemoraron con sendas fiestas escolares. La Unión de Pescadores, ofreciendo clases gratuitas de solfeo para la juventud del distrito. (El Mercantil Valenciano, 12 y 14-04-1936).

Se observa en 1936 una tibia apertura del gobierno municipal al permitir ciertas celebraciones de tipo religioso en la calle. En las fiestas de San Vicente Ferrer del "Mocaoret" la banda Unión Musical realizó un pasacalle y la asociación de San Vicente Ferrer de la plaza del Pilar pudo trasladar la imagen desde la casa de la clavariesa a la parroquia. si embargo, en El Grao no existió tal apertura. Las fiestas al Santísimo Cristo y a Nuestra Señora de los Desamparados se celebraron en el interior del templo. (Las Provincias, 14-04-1936 y 15-05-1936).

Las asociaciones de Benéfica y Montepío de Profesores Músicos, dos colectivos que controlaban la casi totalidad del profesorado musical valenciano, reclamaban soluciones a los problemas especiales de paro. A tal fin nombraron un Comité de Enlace con la misión concreta de ejercer una acción conjunta en la defensa de los legítimos derechos de la clase trabajadora Musical. El día 26 de abril a una asamblea general extraordinaria. Las Provincias, 07-04-1936).

Un proyecto truncado por la Guerra Civil fue la reforma de las Escuelas Municipales de Música y la creación de cinco nuevas, una de las cuales se pensaba ubicar en El Grao. La dotación contemplaba tres profesores de solfeo, uno de piano, uno de violín y uno de armonía, composición e historia de la música. Este afán por relanzar la música se debía "al estado de indiferencia ante las bellas artes y entre todas la más castigada es la música". (Las Provincias, 13 y 18-06-1936)