Homenaje a Vicente Ballester Fandos

« · José Borrero Pérez (1902-1918) · »

Vicente Ballester Fandos. (Archivo: AMP)

Vicente Ballester Fandos. (Archivo: AMP)


Con motivo de las Bodas de Plata de la fundación de la escuela de música, los socios organizaron un homenaje a Vicente Ballester Fandos, fundador y directivo de la escuela. Músicos y directivos acudieron en pleno para amenizar la descubierta de una placa conmemorativa en la fachada del edificio que fue su primera escuela en la calle José Benlliure nº 243. Era agosto de 1910. Antiguos alumnos, padres de alumnos y amigos se congregaron en la plaza de las Atarazanas. Desde allí, y amenizados por los sones de la banda de música, se trasladaron a la escuela donde tuvo lugar el homenaje.

El día 13 de agosto, a las seis de la mañana, las campanas y los disparos de tracas anunciaban las fiestas en honor a Nuestra Señora de Los Ángeles. La banda del Patronato, fiel a su cita anual, despertaba a los lugareños con desfiles llenos de colorido. Los actos religiosos del mediodía dieron paso a la serenata en la plaza de la iglesia. La fiesta continuó por la noche hasta coincidir con la descubierta de la imagen a las cinco de la madrugada del día 14. El Patronato solemnizó la descubierta con los acordes de la Marcha Real. Después vino la diana y, por la tarde, la procesión.

 Autoridades en la inauguración del Refugio del Pescador.

Autoridades en la inauguración del Refugio del Pescador.


En ese mes, el director fue requerido en Llíria. Desconocemos las causas que impulsaron al maestro Borrero a contactar con la Unión Musical de Llíria, pero lo cierto es que el 25 de agosto se confirmaba en esa ciudad la aceptación como director provisional hasta la festividad de San Miguel en septiembre, cuando se cerraría definitivamente el contrato. Llegó la festividad y las brillantes actuaciones musicales lo consagraron como director de esta afamada banda de música. Su estancia, no obstante, fue corta, puesto que el 30 de abril del año siguiente cesaba por haber sido amonestado por el presidente y porque su cargo de profesor del Conservatorio de Valencia era incompatible por motivos de horarios y desplazamientos. (Ver La Banda Municipal de Valencia y su aportación a la Historia de la Música Valenciana, de D. Astruells Moreno).

La "crisis del director" debió pesar considerablemente en el Patronato puesto que en una asamblea convocada por vía extraordinaria se trató de la expulsión del vice-presidente, Felipe Gurrea Olmos y de la necesidad de mejorar artísticamente la banda para que "sea lo que en su día fue o más".

Dio comienzo el año 1911 con la separación de su cargo al director de la Banda Municipal, señor Vega, llevándole a juicio por su manera de proceder con los músicos. Semanas después Blasco Ibáñez, recién llegado de América, inauguraba la Casa de Refugios del Mar desde el balcón principal del edificio rodeado de sus incondicionales, a la cabeza de los cuales estaba su amigo Pascual Martínez Sala, secretario del Progreso Pescador, (El Pueblo, 20-02-1911).

Las fiestas de Semana Santa se vivieron con tránsito abierto al no prohibir el ayuntamiento la circulación de vehículos. En El Cabañal fueron organizadas por el Círculo Mercantil. En Santa María de El Grao, Alós pintó un precioso monumento. La banda del Patronato acompañó a las imágenes. También participó el 3 de mayo en la fiesta al Santísimo Cristo de El Grao, en la procesión y en la serenata de la noche.

La población volvió a movilizarse ante el anuncio de un raid aéreo Valencia-Alicante-Valencia, programado dentro de las fiestas de la Feria de Julio. De cinco aviadores que se inscribieron, sólo uno pudo completar el periplo. Todo el pueblo se acercó hasta la playa dejando las calles vacías. Sin embargo los organizadores se quejaron porque el espectáculo había sido un fracaso económico debido a que las avispadas gentes, en lugar de pagar la entrada para ver de cerca el espectáculo, optaron por quedarse fuera, sin perderse por ello ninguno de los esfuerzos de los aguerridos aviadores para levantar el vuelo.