Inauguración del la nueva sede social

« · José Borrero Pérez (1902-1918) · »

Fachada de la iglesia del Rosario.

Iglesia del Roasario. El local social se encontraba a la izquierda de la iglesia.


Efectivamente, el 12 de marzo de 1903 se inauguró la nueva sede social del Patronato. Con tal motivo se organizó una velada musical en la que tomó parte la laureada banda. A dicho acto concurrió el eminente maestro Giner que fue obsequiado por la junta directiva con un banquete en el restaurante Miramar. Tras la comida se dirigieron al local social donde se celebró el concierto, ejecutando las siguientes obras: ¡Viva Giner! pasodoble; Sinfonía de la ópera Tosca; Preludio de la ópera Sagunto, obra que fue repetida, dirigiéndola en esta ocasión el propio Giner. Cerró el concierto la obra Escenas Fantásticas, poema del maestro Borrero premiado en Oporto y un alegre pasodoble de despedida en lo que se refiere a la parte musical, pues la velada terminó con un elocuente discurso del maestro Giner alentando a todos los músicos y educandos en el estudio de la música. Concluyó el acto el vicepresidente de la sociedad Nicolás Fayos dando las gracias al compositor y a los socios presentes, (Las Provincias, 13-03-1903).

A mediados de abril los vecinos del Marítimo sacaron de los viejos arcones los antiguos damascos y los cuidados cubrecamas para adornar los balcones. Esparcieron por las arenosas calles miles de flores deshojadas y olorosas hierbecillas recientemente cortadas para honrar debidamente las fiestas de la Semana Santa llamadas por entonces "Los Comulgares", (Las Provincias, abril de 1903).

El 2 de mayo comenzaron las fiestas que los vecinos de El Grao dedican a la Santísima Cruz con la participación de la banda de música en la serenata frente al templo parroquial. El día 3 por la mañana se descubrió la Santa Cruz a los acordes de la Marcha Real y a continuación se celebró una misa durante la cual la banda ejecutó selectas composiciones. Hubo más festejos. Por lo que respecta a la intervención de la banda de música concluir que finalizó con la procesión de la tarde, (Las Provincias, 02-05-1903).

En 1903, la Sociedad decidió volver a participar en el Certamen de la Feria de Julio, anunciado pomposamente aquel año como Concurso Internacional y Regional de Músicas, invitándose a tres bandas francesas, las de Valence, Touristes de Marseille y la del 2º Regimiento de Ingenieros de Montpellier y otras tres españolas procedentes de Madrid, Barcelona y San Sebastián.

Los ensayos de la banda al aire libre se vieron envueltos en un fuerte hedor pues, los huertanos, por desavenencias con el Ayuntamiento, no pasaban a recoger las basuras de las casas. El malestar entre el vecindario era grande. A éste cabe añadir el enfrentamiento entre políticos y a las batallas campales tras algunos plenos del Ayuntamiento.

El 29 de junio se ofrecieron las obras del Certamen a los socios en un concierto extraordinario celebrado en el local social.