Certamen de Tortosa de 1902

· Juan Sánchez Sales (1902) ·

1902-diario-tortosa

Diario de Tortosa . Publicación donde se relata el certamen de bandas de música de 1902. (Archivo: PH)


Poco tiempo tuvo este director para conocer a los músicos puesto que tomó la batuta en agosto y en septiembre participaba en el Certamen de Tortosa obteniendo un Primer premio.

El Certamen de Tortosa coincidía con las fiestas a su patrona la Virgen de la Cinta. Junto al festival musical se celebraban funciones religiosas, bailes populares, retretas, fiestas venecianas, fuegos artificiales, corridas de toros, distribución de premios a los alumnos de las escuelas públicas, tómbola en el parque a beneficio de los pobres, veladas literarias, cucañas, regatas, simulacro de bomberos e iluminación de calles. Ante tanta actividad la Comisión de Festejos se dividía en dos subcomisiones siendo una la encargada del Certamen, (Diario de Tortosa, 10-09-1902).

La asistencia de público al certamen musical, celebrado en la plaza de toros a las tres y media de la tarde, fue numerosísima. Las dos bandas participantes y bien uniformadas ostentaban preciosos estandartes, ejecutando la pieza de concurso, Pique Dame y la de libre elección de un modo perfecto y ajustadísimo. Las dos bandas de la localidad interpretaron también algunas piezas por deferencia a las agrupaciones invitadas, pero sin opción a premio, (Diario de Tortosa, 10-09-1902).

Terminado el concurso, el jurado compuesto por los señores Cánovas, Torres, Tallada y Ferrando consideró que las bandas participantes estaban en igualdad de altura en la interpretación de las piezas de concurso y de libre elección por lo que adjudicó un premio de 1.000 pesetas a Pueblo Nuevo del Mar y otro de igual cuantía a la de Faura (Valles de la Unión). El fallo fue comunicado al finalizar la retreta en un acto celebrado en la Casa Consistorial en el que se ofreció a los músicos pastas y licores(Diario de Tortosa, 10-09-1902).

La actuación en Tortosa no se limitó al Certamen. Las bandas de cornetas y tambores de la localidad, las bandas participantes en el Certamen y las dos músicas tortosinas acompañaron el acto festivo de la retreta que dio comienzo en la barriada de Remolinos y recorrió la mayor parte de la población pasando por las calles del Temple y del Ensanche. La comitiva la formaban carrozas y faroles de variadas y caprichosas formas, (Diario de Tortosa, 10-09-1902).

La prensa valenciana recoge la noticia del regreso de los músicos el 10 de septiembre procedentes de Tortosa. Indica también que un amplio número de seguidores les esperaba en la estación de El Cabañal y que, desde allí, se dirigieron a la sede social interpretando alegres composiciones, (Las Provincias, 11-09-1902).

Durante los meses que estuvo al frente de la banda el maestro Sánchez hacía gala de un genio fenomenal. Durante los ensayos era célebre su frase: "Os despediré a todos y después me despediré yo".

Se cuenta que en Tortosa se colocó frente a la mesa presidencial y exigió el Primer premio afirmando que no se marcharía a Valencia sin él. Meses más tarde, Juan Sánchez Sales se trasladaba a Cuba dejando una estela de buen humor y simpatía.


 Restaurante Miramar, situado cerca del Tiro de Pichón. Hoy zona portuaria

Restaurante Miramar, situado cerca del Tiro de Pichón. Hoy zona portuaria


Varios meses antes, concretamente en la tarde del día 15 de junio de 1902 el señor Canalejas inauguraba solemnemente las obras de los barrios obreros de El Grao, celebrándose la ceremonia principal en calle del Lirio. Dio la bendición el chantre Bonifacio Marín, representando al prelado. El señor Canalejas fue obsequiado con la paleta de plata con que se comenzó la construcción y la pluma de oro en que se firmó el acta. A la mañana siguiente se le ofreció un almuerzo en el restaurante Miramar, (Las Provincias, 16-06-1902).

En este año las ermitas de Nuestra Señora del Rosario y de Los Ángeles, dependiente de Santo Tomás de Valencia, fueron erigidas como parroquias, siendo nombrado párrocos los, hasta entonces, coadjutores Luis Navarro Oliver y Juan Bautista Planells Segura, respectivamente.

En octubre llegó en el vapor Isleño la asociación musical mallorquina Capella de Manacor, que venía a Valencia para ofrecer algunas representaciones. Fue recibida por representantes del Ayuntamiento y varias sociedades artísticas y literarias. En noviembre una nueva riada inundaba las calles.