Blasco Ibáñez visita el Marítimo

« · Vicente Tomás Ridaura (1919-1933) · »

Meeting de Blasco Ibáñez en la calle de la Barraca

Meeting de Blasco Ibáñez en la calle de la Barraca

Este mismo año, concretamente el 17 de mayo, Blasco Ibáñez visita el Marítimo de Valencia para participar en la Fiesta de la Barraca celebrada en la calle que actualmente lleva el nombre de la popular vivienda valenciana y que en aquella época se denominaba Capdepont. Las palabras del ilustre escritor fueron rubricadas con una salva de aplausos del numeroso gentío allí congregado, sobre cuyas cabezas sobresalía el estandarte del Patronato Musical que acudió a resaltar el acto y amenizarlo interpretando varias piezas cuando el novelista acabó su discurso.

El 24 de junio se inauguraba el cine de verano en la playa de Levante junto a las Arenas y en julio hay un dato curioso en las actas. Se dio balance de las cuentas de la sociedad, dándonos a conocer el haber de los músicos que ascendía a 1.456,62 pesetas y el de la Sociedad, de 528,38 pesetas. No sabemos exactamente quién o cómo se pagaron las reformas del local que constan en el acta del 10 de noviembre. Sí constan los proyectos del presidente para adquirir instrumentos para los educandos pagados con los beneficios de la participación en la Semana Santa y con rifas. El acta lleva un nuevo sello en el que aparece un arpa y en el centro un ancla, manteniendo la leyenda del anterior sello. En la misma se reflejan los cambios en la junta directiva. Así, son elegidos: Dionisio Roca, Manuel Rodríguez, Manuel Peleguer y José Fosati.

En julio, hubo un intento de organizar una Banda Municipal en el Marítimo. La idea fue promovida por el señor Ballester al considerar que había elementos suficientes para poder llevarla a cabo. Esta iniciativa la publicaba la revista Las Arenas el 10 de julio de 1921 y se debía al poco interés de las autoridades municipales de Valencia en enviar a la Banda Municipal a este distrito.

Soldados fallecidos en la guerra de Cuba

La banda de música acompañaba a los
soldados fallecidos hasta el cementerio de El Grao para darles
cristiana sepultura. (Archivo: HV.)


En agosto empeoraba la Guerra de África con episodios sangrientos como el llamado Suceso de Annal. Peor fue el mes de septiembre con la llegada a Valencia de las primeras noticias de la catástrofe de Melilla. La Cruz Roja del Distrito del Puerto pidió ayuda al Patronato y al Progreso Pescador. Estos últimos cedieron su local para habilitarlo como hospital. El Patronato postuló por el Marítimo a los sones de su banda de música. Cuando llegaron los primeros soldados muertos, la banda los acompañó hasta el cementerio de El Grao para darles cristiana sepultura.

Aunque la banda del Patronato vivió las consecuencias de la Guerra de África más de cerca que otras sociedades musicales, fueron muchas, quizás todas, las que ayudaron desde sus respectivas poblaciones con actos patrióticos a favor del ejército. Esta opinión no está contrastada, pero por las noticias de los periódicos podemos asegurar que así fue.

Con el inicio del nuevo curso, en septiembre, se hizo realidad el proyecto de la directiva. Se adquirieron los siguientes instrumentos en la Casa Penadés: un clarinete, un requinto, un barítono y una trompa por un importe total de 1.315 pesetas, abonando la Sociedad 750, quedando pendientes de pago 565 pesetas. Llegaron el 23 de noviembre.

Se dedicó un alto porcentaje al local. Las obras estaban acabadas en noviembre, según se desprende del acta del día 10. Las fiestas de Santa Cecilia, la cena de fin de año y la gala de Año Nuevo estuvieron más brillantes por la novedad de las obras.

Por lo que se desprende de la lectura de las actas parece ser que las fiestas de carnaval estuvieron más animadas en 1922 alargándose los bailes hasta marzo. Las Fallas se desarrollaron con gran ambiente y animación a pesar del mal tiempo reinante. Importantes fueron también las fiestas centenarias a Santa Teresa de Jesús y el Corpus.