Certamen de Castellón de 1930

« · Vicente Tomás Ridaura (1919-1933) · »

Aspecto de la plaza de toros durante la celebración del certamen.

Aspecto de la plaza de toros durante la
celebración del certamen.


Se participó en el Certamen de Castellón. El Patronato se inscribió en la Primera Sección junto a la Filarmónica Centro Vallense de la Vall d'Uixó y Santa Cecilia de Foios.

De nuevo El Heraldo de Castellón facilita todos los datos reseñandos en este trabajo.

El día 7 de julio tuvo lugar la primera audición. Las bandas inscritas en la Segunda Sección abrieron el certamen con la obra obligada L'Étoile, obertura de Emmanuel Chabrier. Seguidamente las bandas de la Tercera Sección interpretaron la obra obligada A Monastery Garden, intermedio de W. Ketèlbey. Cerraron la tarde las bandas de la Primera Sección con la interpretación de la obra libre, siendo la Filarmónica Centro Vallense la primera en actuar. Los 64 músicos dirigidos por Joaquín Rambla ofrecieron la Obertura de los Maestros Cantores de Wagner. Entraron al coso taurino interpretando París Nueva York. El jurado estimó concederle el Segundo premio dotado con 2.000 pesetas.

La segunda agrupación en intervenir fue el Patronato Musical. Se presentaron con el pasodoble Guardia Roja, el mismo que Santa Cecilia de Foios. Las 68 plazas dirigidas por Vicente Tomás Ridaura ejecutaron magistralmente la Sinfonía en Mi menor de Dworak. Su excelente interpretación les valió el Primer premio dotado con 3.000 pesetas, más 150 pesetas al premio del pasodoble mejor ejecutado a juicio del jurado.

Por último subieron al estrado los 45 músicos de Santa Cecilia de Foios. La obra elegida fue Una noche de verano en Noruega del compositor Wilmers, bajo la batuta de su titular Amadeo Gascó con la cual consiguieron el tercer puesto.

La tarde del día 8 tuvo lugar la segunda audición del certamen con mayor expectación que el día anterior. A la Primera Sección le correspondió ofrecer la obra obligada Les pêcheurs de Saint Jean, obertura de Charles Marie Widor. Al acercarse la hora del festival fue animándose el ambiente. Calles y plazas eran ocupadas por las bandas de música y por sus incondicionales seguidores que daban a la ciudad verdadero aspecto de día de fiesta. La plaza de toros se vio toda la tarde animada y los alrededores presentaban un aspecto imponente con la llegada de más de quinientas personas procedentes del tren del Norte.

La segunda y Tercera Sección ofrecieron su obra libre esa tarde siendo éste el orden de intervención.

Segunda Sección

La Artística Musical de Vall d'Uixó. Director Vicente Salvador. Obra libre Le Roi d'Is de Lalo. Obtuvo el Primer premio de la sección provincial de bandas de más de treinta componentes. La Artística Vinarocense. 31 plazas. Director Facundo Foré. Obra elegida El Gato Montés de Penella. Cruz Roja de Borriana. 45 plazas. Director José María Trenco. Obra Jugar con fuego de Barbieri. Con esta obra consiguieron el Segundo premio de la Sección provincial.

Tercera Sección

La Filarmónica de Betxí contó con 45 plazas. Su director José Comes eligió El Lago de las Hadas de Suppée. El pasodoble de presentación fue Amparito Roca. La Asociación Musical Oropesa llevó 30 músicos. Ofrecieron Maila obertura de C. Roussel dirigidos por Antonio Bosque. Se presentaron con el pasodoble Victoria Varges. La Unión Musical de Azuébar llevaba 23 músicos dirigidos por Faustino Gómez. La obra libre resultó ser el Barberillo de Lavapiés de Barbieri. El pasodoble de presentación Homenaje al Rey Alfonso. La Artística de Sales contaba con 24 plazas. Su director era Francisco Marco. Optaron por interpretar Una noche en Toledo de Mariano G. Camarena y Gloria al Trabajo como pasodoble de presentación. La Banda Municipal de Tales estaba compuesta por 29 músicos. El director era Vicente Serrano. La obra libre fue Danza Andaluza de Serrano. El pasodoble de presentación Pepita Greus. Consiguieron la segunda clasificación en su sección.

Por su parte la Banda Municipal de Benassal, con 30 plazas, dirigida por Ricardo Vives obtuvo el Primer premio por su interpretación de la obra Los Claveles, selección de Serrano. Como pasodoble de presentación eligieron Victoria Eugenia. La Unión Musical de Navajas llevaba 30 plazas. Su director, Vicente Lizard eligió de obra libre La Fiesta de Suppée y el pasodoble de presentación Gloria al Trabajo. Santa Cecilia de Sueras con 25 plazas y bajo la dirección de Eugenio Macián ofreció Flores de Mayo, obertura de Dimas. Cerró el segundo día de certamen la Banda Municipal de Castellón. El jurado lo componían Julio Gómez, Ricardo Villa y Jacinto Manzanares.

Recibo por uniformes.

Recibo por uniformes.


El desfile de las bandas premiadas en el Certamen coincidió en el tiempo con la fiesta de la exaltación valencianista que se desarrollaba en el parque Ribalta. Relatamos la noticia del diario castellonense por su anecdótico suceso. "En la Pérgola se congregaban los presidentes de las tres diputaciones provinciales, los alcaldes de las capitales de provincia y autoridades de Castellón. En el preciso momento en que la Banda Municipal de Castellón interpretaba el Himno Regional se sumaron los músicos de la banda del Patronato al tiempo que su director vitoreaba a Castellón y a Valencia. A ese júbilo se sumó el alcalde de Valencia con los mismos vítores y el de Castellón, con vivas a la Región Valenciana siendo todos coreados con gran entusiasmo en un momento de intensa confraternidad regional imposible de trascribir en el papel".

Muy hábil estuvo el maestro Ridaura al salir al paso con sus vítores cuando sus músicos entorpecieron el momento solemne de la interpretación del Himno Regional. Lo que hubiese podido devenir una provocación resultó un gesto de hermandad.

Cuando la banda de música llegó a la estación de El Cabañal, el miércoles por la mañana, fue recibida triunfalmente por muchos socios y simpatizantes a pesar de ser día laborable. Tras los primeros abrazos y felicitaciones se dirigieron a la sede social interpretando pasodobles, siendo vitoreados por el vecindario desde los balcones y puertas de sus casas. Llegó el entusiasmo a tal punto que el director fue llevado a hombros por los socios más exaltados. Al llegar a la Sociedad el recibimiento fue apoteósico y conmovedor hasta el punto de llorar de emoción. En el domicilio social, la directiva obsequió a los músicos con dulces y cava.

Por la noche, y para corresponder al entusiasmo del vecindario, Vicente Tomás Ridaura y sus músicos recorrieron las calles repitiéndose las muestras de apoyo. En el domicilio social, la directiva les obsequió con dulces y cava.

El 19 de julio dieron un concierto en la plaza del Rosario en honor de los socios, familiares y vecinos del distrito. El 25 se celebró verbena en la terraza del edificio social y el 30 y 31 de agosto, sesión de cine amenizada por un sexteto. (El Pueblo, 31-08-1930).