El Musical en venta

« · Vicente Tomás Ridaura (1919-1933) · »

El Círculo Marítimo en carnaval. Teatro Marina.

El Círculo Marítimo en carnaval. Teatro Marina.


Ni los ingresos extras, ni las 3.000 pesetas del Segundo premio del Certamen, ni las gestiones de los directivos lograban enderezar la precaria situación económica de la Sociedad. Al contrario, en esta reunión se notificó el nulo resultado de las gestiones con el banco Hipotecario. A la asamblea del 27 de octubre de 1931 no asistió ni el presidente ni el vicepresidente, tomando José Ferrer Puig provisionalmente las riendas de la Sociedad. El acta pone de manifiesto las continuas bajas de socios y la venta del edificio de El Musical como única solución para hacer frente a las deudas y retornar la confianza. El año acabó con un sinfín de problemas. El acta refleja los siguientes:

  • El balance en caja presentado por Joaquín Montesinos ascendía a 249,91 pesetas.
  • La directiva presentó la dimisión por falta de interés de los socios. Se informaba de la existencia de más de 100 socios morosos.
  • Falta de local para ensayar. Juan Antonio Tomás propuso buscar otro local para ensayos de la banda por encontrarse muy desanimada y decaída.
  • Propuestas de venta del local. Salvador López propuso la venta de la finca ante el interés de un comprador de Castellón.

La junta directiva manifestó no contar con la fuerza moral suficiente para liquidar la Sociedad por lo que pidió la formación de una comisión para atender los asuntos concernientes a la venta. Poco más pudo hacer. Programó las veladas musicales de la temporada correspondiendo, la primera, a la Rondalla celebrándose el 8 de noviembre.

En enero de 1932 asumió la presidencia José Soriano fijándose los últimos precios para los bailes de carnaval: seis pesetas cuatro días, dos pesetas un día y tres pesetas el domingo de piñata.

Orquesta Olimpic, popularmente conocida como Orquesta Ballester.

Orquesta Olimpic, popularmente conocida como Orquesta Ballester. (Archivo: AMP)


Una partición de la banda actuó en el Círculo Republicano Liberal Demócrata de El Cabañal en los bailes de Carnaval celebrados los días 7, 8, 9 y 13 de febrero, de diez de la noche a tres de la madrugada. El Círculo Republicano obsequiaba todos los días con tres premios entre los asistentes. Uno al mejor disfraz, otro a la mejor pareja de baile y un tercero al campeón del confeti. (Las Provincias, febrero 1932).

Las particiones de músicos se iban especializando. La banda de música era sustituida muchas veces por grupos de músicos que se preparaban por su cuenta. Cada vez había menos relación con la Sociedad. Estos grupos, llamados orquestinas, se consolidaron por la aparición de las famosas "hojas musicales" y los discos. Con sus actuaciones contribuyeron a la propagación de la música popular entendiéndose ésta como música efímera y de textos fáciles de recordar. El primer grupo de estas características formado por músicos del Patronato se llamó "Olimpic Jazz". Sus componentes eran: Vicente Ballester, José Ballester, José Puig, Vicente Puig, Francisco Garrigues y José Ferrús. Desde su formación participaron de la actividad social de numerosos círculos recreativos del Marítimo como veremos más adelante. De momento nos quedamos en 1932.

Transcurría el mes de febrero, un nuevo presidente tomó las riendas del Patronato. Se trataba de Antonio Blanc Paredes el cual tuvo la difícil misión de motivar a los músicos para que asistieran a los ensayos. Junto a él, un puñado de abnegados socios compartieron los difíciles momentos. Estas personas, a las que les debemos una gratitud inmensa, fueron: Antonio Valcárcel Benavente, Joaquín Montesinos, Vicente Ballester López y los componentes de la Asamblea Magna integrada por: José Montañana Rodríguez, Alejo Olcina, Pedro Pérez Lloret, Rafael Sampedro, Juan Antonio Tomás, Peregrín Cerveró Martínez y Francisco Máñez.

A la falta liquidez se unió la decisión política de prohibir las procesiones y actos religiosos que mermaron los ingresos de los músicos y de la Sociedad. Y no solamente de la Sociedad sino de los comercios del Marítimo, como hacen constar los comerciantes en carta dirigida al ayuntamiento. Por aquel entonces las Fallas no estaban consolidadas en esta zona de Valencia siendo la Semana Santa una importante fuente de ingresos.

En el mismo año y, con motivo de las fiestas josefinas, se convocó el Primer Concurso de Rondallas. Se presentaron las siguientes: Lo Rat Penat de El Grao, La Senyera, Ateneo Filarmónico Obrero, Rondalla Valencia, Patronato Musical de Pueblo Nuevo del Mar, Rondalla Re-Do-La, Grupo Esperantista, Centro Aragonés y Sociedad El Porvenir. (Las Provincias, febrero 1932).