Hospital Gómez Ferrer

« · Vicente Tomás Ridaura (1919-1933) · »

El Patronato colaboró con Ramón Gómez Ferrer en la campaña a favor del Hospital para Niños.

El Patronato colaboró con Ramón Gómez Ferrer en la campaña a favor del Hospital para Niños.


No dejamos 1923 sin hacer referencia a la campaña en favor del Hospital Gómez Ferrer para Niños promovido a instancias del doctor Ramón Gómez Ferrer. El Patronato como institución y su banda de música como colectivo más activo, se sumaron a esta iniciativa durante la temporada de baños. Hubo establecimientos, como Las Arenas, que cedieron sus instalaciones para que se celebrasen cuantas iniciativas se propusieran en aras a recoger donativos. Se realizaron conciertos en los que participó la pianista valenciana Amparo Iturbi, la banda del Patronato, la Sociedad Artística y la Rondalla Aragonesa. Hubo sesiones de teatro de verano, rifas de objetos de valor donados por la alta sociedad valenciana, cotillón, subasta de obras de artistas como Cecilio Pla, bailes a cargo de las nuevas formaciones musicales llamadas jazz-band, fuegos artificiales que iluminaban el mar y un largo etcétera.

Pasó el resto del año con las actividades habituales: Santa Cecilia, con los exámenes de músicos para acceder a categorías más altas y los conciertos en honor a los socios protectores.

Las fiestas de los Reyes Magos de 1924 se celebraron con gran animación con regalos a hijos de los socios y a establecimientos benéficos.

El 19 de enero se convocó asamblea para la renovación de dos vacantes. Se procedió a votación al presentarse varios candidatos. Eran los señores Emilio Muñoz, José Peleguer, Manuel Martínez, Alberto Soler, José Morata, Pedro Pérez y Baltasar Lladró. Fue elegido en primer lugar Peleguer y empatados a votos los señores Martínez y Núñez. El presidente intervino para deshacer el empate.

Sobre las propiedades adquiridas por la Sociedad hemos indicado anteriormente que la casa con sus corrales y patios no permitía reunir en un solo espacio a todos los socios y simpatizantes en activo. Un millar dicen las actas. Por este motivo se alquilaba constantemente el teatro de La Marina y el Benlliure. Lógicamente el alquiler y el traslado del material escénico y musical encarecían los espectáculos, siendo un constante freno a las aspiraciones artísticas de los socios.

En la misma situación estaban muchas agrupaciones musicales valencianas. Algunas de ellas empezaban a construir sus propios teatros resolviendo esta problemática. El Patronato aspiraba a lo mismo.

Ante la imposibilidad de acometer grandes obras se amplió el salón de actos, reforma que costó 1.328 pesetas. Un grupo de socios, encabezados por el anterior presidente Sr. Ros pidió se pagase la deuda antes de realizar las obras, pero la asamblea de socios optó por adecentar el salón. Urgía su reconstrucción para celebrar los carnavales de febrero, pero tal decisión le costaría el cargo al presidente señor Company.

En la Junta General ordinaria de febrero de 1924 se daba cuenta a los socios de la dimisión del anterior presidente, procediéndose al nombramiento del señor Emilio Muñoz.

Las Fallas iban extendiéndose por toda la ciudad. En el Marítimo más tímidamente por la tradición semanasantera. El aumento de comisiones falleras alentó la contratación de bandas de música y la falta de éstas propició las particiones llamadas entonces secciones.