Problemas económicos durante la construcción de El Musical

« · Vicente Tomás Ridaura (1919-1933) · »

Primera travesía al puerto a nado.

Primera travesía al puerto a nado.

La construcción del local social seguía su curso a pesar de algunas irregularidades apuntadas por el Sr. Sánchez, pero subsanadas con prontitud por el mismo arquitecto. En general las obras de El Musical transcurrían según lo establecido y con el beneplácito de todos los socios. En julio, por ejemplo, ya se vislumbraba lo que sería el edificio. En noviembre perdía la vida en accidente laboral el tallista Rafael García Ferrer al caer del andamio.

Otra cosa era el dinero. En Caja había 622 pesetas en febrero bajando a 179 en junio. El dinero empezaba a escasear. Se había acometido un proyecto ambicioso que requería de la participación de todo el entramado social. Hubo socios y directivos que respondieron adelantando pagos que la Sociedad no podía hacer efectivos. Uno de ellos fue Vicente Máñez Alepuz; otros dos fueron Eduardo Albors y Francisco Máñez.

Consta en acta por esas fechas la buena acogida de nuestros músicos en Bellreguart durante su estancia en esa población de La Safor. Como agradecimiento se envió un escrito.

El 3 de septiembre, dos días después de la primera travesía del puerto a nado, se emitieron acciones reintegrables a 100 pesetas, pero muchos socios no las adquirieron. La lista de morosos empezaba a preocupar. Para evitar males mayores se formó una comisión encargada de cobrar las cuotas de socios morosos y vender las acciones. Esta comisión estaba compuesta por los señores Manuel Pastor, Enrique Giner, Francisco Monedero, Peregrín Cerveró, Manuel Martínez Furió, Ramón Bonilla y Francisco Carbonell.

El 12 del mismo mes se admitían dos peñas recreativas para que pudiesen reunirse y celebrar sus juntas en el local del Patronato. No era obligada la afiliación de sus componentes, aunque se perseguía ese fin. Una de ellas era la Sociedad Colombófila. Además se aprobó una amnistía con el fin de afiliar a los socios y músicos distanciados de la Sociedad para aumentar la aportación. Incluso se aumentó el precio de los bailes de carnaval y de sociedad. Con todas estas medidas se abonaron las 2.977,60 pesetas correspondientes a los intereses del medio año del préstamo de 125.000 pesetas facilitado por Antonio Amorós.

El domingo, 29 de septiembre, se ofreció un concierto extraordinario dividido en tres partes. Tras una primera parte donde prevaleció la temática valenciana, se continuó con la interpretación de las obras del pasado certamen: Tasso y Las Eólidas. En la tercera parte del concierto intervino Ramón Silvestre interpretando magistralmente la obra para clarinete solista, El Molinero de Subiza. El 2 de noviembre se celebró otra velada musical.

Poco más sabemos de finales de este año que acabó con representaciones teatrales, la festividad a Santa Cecilia y la fiesta de fin de año.