Subasta de El Musical. Traslado al Fusilot

« · Vicente Tomás Ridaura (1919-1933) ·

Asamblea del Montepío de Dependientes de Aduanas y Consignatarios.

Asamblea del Montepío de Dependientes de Aduanas y Consignatarios.


El 7 de octubre de 1932 se informó en una Junta General Extraordinaria de las pretensiones de Antonio Amorós, hipotecario de la Sociedad, quien había anunciado la venta en pública subasta del edificio de El Musical y enseres. Ninguno de los presentes pronunció palabra alguna. La noticia cayó como un jarro de agua fría a los músicos comprometidos con la preparación del próximo certamen. Lo anunciaba El Mercantil Valenciano, en su Crónica Local y General del 6 de octubre: "El Patronato Musical de Pueblo Nuevo del Mar celebrará Junta General Extraordinaria a las nueve de la noche o a las nueve y media, para dar cuenta de la subasta del edificio social. Se ruega la asistencia a todos los socios por tratarse de un asunto de extrema gravedad".

La banda de música hacía tiempo que ensayaba en el primer piso de la calle de la Libertad (hoy Reina) nº 18, conocido popularmente como Café Fusilot, sede del Montepío de Dependientes de Aduanas y Consignatarios. Era un local de planta rectangular con sólo dos dependencias: los servicios y el despacho. El resto destinado a aulas y ensayo. El suelo era de madera y tenía dos balcones hacia la calle de la Reina y otros dos hacia la Barraca.

El resto de 1932 transcurrió con más pena que gloria. El presidente, Vicente Ballester López, intentó lo imposible. La apatía era general. En la Junta General Extraordinaria de diciembre no asistieron los socios, presentando el Sr. Ballester su dimisión. Fue sustituido por José Ferrer Puig.

En el mismo mes se hundía una barca de "bou" con nueve pescadores del Marítimo. El naufragio causó un profundo dolor, máxime cuando sólo aparecieron tres cuerpos a los que se les dio sepultura en un multitudinario acto.

Recién entrados en 1933, la Junta General se reunió para fijar los precios de los bailes de Carnaval. La asistencia fue mínima. En caja había 49,70 pesetas. Los precios oscilaron entre 6 pesetas el abono de cuatro noches, 2 pesetas la entrada ordinaria y 3 pesetas el domingo de piñata. Estas festividades de Carnaval hacia ya varios años que iban languideciendo, por lo que los ingresos también fueron sensiblemente menores.

El día 9 de enero hubo un movimiento revolucionario que se saldó con la muerte de un guardia de seguridad en el Marítimo. En febrero continuaron las huelgas de electricistas, pescadores y en el sector de la construcción. Por disposición gubernativa no se celebraron tampoco los actos de la Pasión del Señor, ni la festividad del Corpus. El 15, el clarinetista de la banda Ramón Silvestre, acompañado por el pianista Rafael del Valle, ofrecía un recital en el Hogar Manchego.